Translate

23 de mayo de 2018

Momentos decisivos

Momentos decisivos. En breves horas se decide la futura publicación del poemario completo de La Pluma. En unos días se emitirá un comunicado...

José Luis Meléndez. Madrid, 23 de mayo del 2018

22 de mayo de 2018

El valor de un "no"

Existen de vez en cuando en la vida señales oportunas en el lugar adecuado, y en el momento justo, que te animan a seguir el viaje…

Hay muchas veces que por medio de un "no" nos desmoronamos. Un "no", es solo una calle cortada, pero la avenida continúa, y pueden existir otras bocacalles que nos conduzcan a otras avenidas.

Hay algunas editoriales a las que no les gusta que les trates de tú a tú, pero que se permiten la licencia de exigirte desde el primer momento datos y más datos, sin explicarte antes en qué consiste el proyecto, y sin hablar previamente con el padre de la criatura. Hay muchas formas de ser padre. El escritor es padre y madre a la vez. Es un ser hermafrodita que se reproduce a sí mismo.

Llama poderosamente la atención que la gran mayoría de las editoriales, quieran conocer antes a la criatura que al autor. Una ecografía inexistente desde el primer momento vaticina el éxito de semejante operación. Y sorprende que personas adalides de la cultura, que recomiendan leer y a los cuales se les hace una propuesta, no prediquen con el ejemplo, recomienden escribir y contesten con una breve frase: “Lo siento, José Luis, pero no trabajo la poesía”, por poner un ejemplo. El mundo de la cultura, no tiene nada que ver con el de la educación, como se puede ver.

Ayer afortunadamente acabó la relación “comercial” (unilateral) con una de estas editoriales autistas. Gracias a una editorial a la que le gustó mi muestra de escritura, y que me recomendó ponerme en contacto con otra, con objeto de proponerle una campaña de crowfunding, ayer, al fin se produjo la llamada.

Fue una llamada perdida, pero la responsable editorial me devolvió la llamada a los diez minutos, algo insólito. La conversación fue fluida, amable y muy armoniosa. En mitad de la llamada le pregunté su nombre. Nunca olvidaré aquella sensación cuando me respondió: “Ah, sí, perdona, me llamo Amanda” ¿Perrrdona…? Le dije que mi musa se llama así y que hay una muestra de nuestra relación en el poemario. Ella tampoco daba crédito a lo que la estaba contando.

Hoy la enviaré la obra, lo cual me hace pensar que además de calles, avenidas y rotondas, existen de vez en cuando en la vida señales oportunas en el lugar adecuado, y en el momento justo, que te animan a seguir el viaje…

José Luis Meléndez. Madrid, 22 de mayo del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

21 de mayo de 2018

Malas noticias

El derecho a la información, no debiera de estar supeditado al de respeto al ciudadano

Las malas noticias son para comentárselas a los demás, y corren como la pólvora. Las buenas se comparten y celebran con los más allegados. Las noticias neutras no interesan porque pasan desapercibidas sin causar impresión alguna en el lector, en el escuchante, o en el telespectador.

Los telediarios son los máximos generadores de malas noticias. Una mala noticia es aquella que provoca en el receptor una emoción negativa. La tristeza, la impotencia, la ira, el miedo, la indignación, son las emociones más comunes que un telespectador experimenta durante la media hora de suplicio que dura el informativo.

Escuchar el titular de una buena noticia en el terrordiario, es más difícil que encontrar un paciente sano en un hospital. Precisamente eso, salud y entereza, es lo que necesita el telespectador, antes de sentarse frente al televisor, si no quiere caer en un profundo desánimo. Las respectivas cadenas son conocedoras de esta circunstancia, e intentan edulcorar la sobremesa con programas de entretenimiento con objeto de intentar reanimar a las víctimas oculares y auditivas del hostigamiento despiadado e inmoral de sus contenidos.

El telediario es un género periodístico que consta de cuatro secciones. En la primera se le exponen al espectador, los titulares del día, acompañados de imágenes. En la segunda parte, se desarrollan los contenidos. A continuación se da paso a los deportes, y  por último se informa del tiempo.

Existen requisitos que no suelen explicarse a los alumnos en las universidades, con objeto de no causar en ellos un efecto desmoralizador que pueda motivar su abandono. Por ejemplo, para que un telediario sea auténtico, tienen que figurar en él más titulares e imágenes tristes y desgarradoras que alegres y conmovedoras. Esto al parecer es debido, a que según algunos estudios, los televidentes se sienten afortunados y a salvo, en medio de tanta calamidad ajena. Algo que podría cuestionarse, si se tienen en cuenta los modelos de otros formatos líderes de audiencia, con aires más desenfadados.

Gracias al esfuerzo y a la indudable profesionalidad de la nueva generación de periodistas, los clichés antiguos y trasnochados, van dando paso a formatos más tecnológicos y diversificados, con decorados más coloridos. Ya no son los meteorólogos, los únicos que se levantan, y ofrecen la noticia de pie, en contraposición a aquellos profesionales de antaño,  parapetados detrás de una mesa, desde la cual cargaban sus catapultas informativas.

La aparición de las cadenas privadas abrió una competencia entre las distintas televisiones, lo cual supuso una mejora progresiva de manera especial en los formatos.   Las conexiones múltiples, la utilización de decorados simultáneos, son una muestra evidente de ello. Los contenidos por el contrario aún adolecen de cierta variedad y equilibrio. Las noticias malas sobrepasan con creces a las noticias malas, algo que podría corregirse con la incorporación de nuevos estilos y secciones: humor, la buena noticia, curiosidades, etc.

Conviene recordar que un telediario consta de tres ediciones diarias, y que estas se emiten de manera continuada sin incluir publicidad que le dé tiempo al espectador a levantarse y desconectar. No se trata de hacer un telediario de buenas noticias, pero tampoco un parte de guerra. Intentar presentarlo con una cara más amable y una intensidad menos trágica, lograría rebajar de manera considerable, las lesiones estomacales y morales de los telespectadores a la hora de las comidas, y desbloquear el efecto psicosomático e inhibidor del apetito.

Cuando la información no es ponderada y equilibrada, es fácil caer en el ensañamiento. Un medio además de ser objetivo, debería ser ante todo  empático y plural, no solo en cuanto al tratamiento ideológico de la misma, sino en cuanto a la naturaleza y a los efectos que provoca en los telespectadores. El derecho a la información no debiera de estar supeditado al de respeto y falta de agresión al ciudadano. Ni la noticia debiera ser dispensada con semejantes dosis de realidad.

José Luis Meléndez. Madrid, 05 de Agosto del 2017.
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

Aspersores c/Cuevas de Almanzora. Nº Exp: 5074148. Cerrado

17/5/18. 19:23 horas

Además de espigas los cardos del césped de han alcanzado un tamaño considerable. Los aspersores del césped todavía no han sido activados. Se avisa para que se activen y que de esta forma no se seque el césped.

23/05/18: 15:00 horas

Los jardineros han activado el sistema de riego. Se cierra el aviso.

José Luis Meléndez. 21 de mayo del 2018

Césped c/Cuevas Almanzora. nºaviso: 5074140 cerrado


17/05/18. 19:21h.

Se procede a notificar aviso al Consistorio para que venga a cortar el césped de la calle Cuevas de Almanzora. Como se ve en la imagen, la altura de las espigas sobrepasa la altura del banco. La superficie a cortar es de unos 500 x 50 metros.


23/05/18. 15:00h.

Han pasado en el día de hoy y han dejado cortado el césped. Se cierra aviso.

José Luis Meléndez. Madrid, 21 de mayo del 2018

17 de mayo de 2018

Phishing-2

Este blog ha recibido phishing de otro email. Esta vez de Abanca. Se remite pantallazo a CNP y Guardia Civil.

En tres días se ha hablado con dos policías nacionales por las redes. ¡Qué majas! Se identifican por su nombre. Aunque dudo que este sea su nombre real.

Me agradecen la información, ya que según dicen les servirá para advertir a otros usuarios.

Y yo que creía que con la Patrulla Verde, y el Ayuntamiento ya había cubierto mis expectativas...

José Luis Meléndez. Madrid, 17 de mayo del 2018

Phishing-1

El día 14 de mayo, llegó a uno de los correos de este blog un intento phising. Se procedió a denunciarlo al banco, a la Guardia Civil y a la Policía Nacional. Esta es la obra de arte.

Si el usuario contesta este mensaje e introduce sus claves, pueden vaciarle la cuenta incluso fuera de su país, como en este caso.

IMPORTANTE

Por su seguridad, nunca contesten este tipo de mensajes

José Luis Meléndez. Madrid, 17 de mayo del 2019

14 de mayo de 2018

Idealismo constitucional

Para muchos españoles, la Constitución es más una declaración de intenciones, que un conjunto de artículos de obligado cumplimiento

Llama poderosamente la atención que según algunas encuestas, el tema catalán preocupe más a la mayoría de españoles, que otros temas que les afectan de una forma más directa, y a los cuales hace alusión La Constitución. Y más que se aluda a la cuestión como “tema catalán”, cuando en realidad es un problema del Estado español, esto es, de todos los españoles.

¿No será que lo que verdaderamente preocupa (más bien cabrea) a los ciudadanos, es que el Estado, no haya resuelto dicho asunto? Que estén hartos de leer los monográficos diarios que aparecen en algunos medios, sin que estos aporten una solución, mientras que los políticos encargados de resolver el asunto, anden de tertulias, ocupados en mejorar su representatividad parlamentaria…?

Lo cierto es que para muchos españoles que aún no han salido de la crisis (cuando muchos no llegaron a tocarla, y algunos de ellos hace unos años salieron de ella, con gran esfuerzo cobrando menos), la Constitución es más una declaración de intenciones, que un conjunto de artículos de obligado cumplimiento. Estos españoles no sienten la Constitución como parte suya, sino que más bien la Carta Magna para ellos, es como un libro de liturgia política, que solo algunos “sumos sacerdotes” leen con pomposa solemnidad, en actos en los que los ciudadanos no participan de una manera directa, sino es a través de sus representantes.

Según los titulares de algunos medios constitucionalistas, existen dos tipos de catalanes: los catalanes buenos, más próximos a las tesis constitucionalistas, y los malos, que son los que defienden una Cataluña soberanista. De lo que se trata es que los catalanes malos entren en razones, gracias a las descalificaciones que estos medios españolistas lanzan contra ellos, y que el resto de españoles, catalanizados por los titulares diarios de dichas fuentes, no se rindan, ni dejen de sentirse españoles y patriotas cabreados. Porque un patriota cabreado defiende con más pasión y coraje la causa nacional.

Uno puede sentirse independentista, y ejercer como tal dentro de los límites que le otorga la ley, sabiendo que nunca llegará ser soberanista, porque el Estado le niega la soberanía de su región. Esto aplicado al fútbol equivaldría a decir: usted puede sentirse todo lo culé que quiera, pero sepa que su equipo nunca va a ganar la liga, porque la Federación Española de Fútbol nunca le va a reconocer su hipotética victoria. Como se puede observar, la moralización de los sentimientos, y la desmoralización de la sociedad son dos conceptos aparentemente antagónicos, pero muy frecuentes en algunas líneas editoriales.

La aplicación del artículo 155, ha dejado claras dos cosas. Una: que no existe mucha diferencia entre un Presidente huido a Bruselas, y otro que ha estado ausente del asunto durante años. Y dos: que el Estado ha recurrido más a la Constitución en beneficio propio, que en el de todos los ciudadanos. Basta recordar la reciente reforma del artículo 135 por la puerta de atrás, y la aplicación del 155 para salvaguardar la integridad territorial. Asuntos que nada tienen que ver con una gran mayoría social de españoles olvidados, y que hace años padecieron los “recortes” de la crisis, y echaron en falta un 155 social por medio del cual el Estado rescatase a los ciudadanos más vulnerables.

Hoy muchos españoles siguen esperando que un día la Constitución se aplique en los términos de igualdad, propios de un Estado de derecho. Ese día los ciudadanos podrán sentir una Constitución más humana, social, y menos institucional y teórica. Más adaptada a los tiempos actuales, y exenta del idealismo Constitucional a los que los tiene acostumbrados.

José Luis Meléndez. Madrid, 11 de febrero del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

Árbol caído. Nº Exp: 5067000. Abierta


Notificado: 10/05/18. 19:19 horas:
Lugar: C/Carrión de los Condes, 63. Distrito de Hortaleza, Barrio de Manoteras. Madrid. España.

Este árbol lleva caído en el suelo hace más de un mes (treinta días). Lo estaba cuando aun no tenía ninguna hoja. El viento lo tiró, y algún vecino dio aviso, al parecer a la Policía Municipal, en lugar del Ayuntamiento. Por este motivo permanece sellado con la cinta adhesiva de este cuerpo. Es de suponer que la policía procedió a notificar dicha incidencia al Consistorio al cual pertenece, pero aun así no ha pasado nadie a retirarlo.

El viernes se procedió a dar aviso. A fecha de hoy, el árbol sigue en el mismo lugar y en el mismo estado. Y eso que el Ayuntamiento al parecer según dijo hace meses, y según anuncia en su página web, con fecha 15/03/17 (información de hace un año, ver enlace adjunto), crear un servicio llamado SER + VERDE, mediante el cual se comprometía, a atender cualquier incidencia expuesta por los vecinos en un plazo máximo de veinticuatro horas.

El hecho en sí, viene a constatar el grado de supervisión y de control del personal de Áreas verdes, y el nivel de respuesta y de atención de dicho departamento. En vista de lo que antecede, solo les falta saber a los ciudadanos, en qué barrios concretos de la capital madrileña tiene pensado el Ayuntamiento implantar dicho servicio...

Comentarios:

17/05/18 19:20 h: Se llama al Ayuntamiento para saber cual es el estado de la tramitación. Informan que está "en trámite...".

José Luis Meléndez. Madrid, 14 de mayo del 2018

6 de mayo de 2018

El conquistador

El conquistador de derechos y libertades, se ha desprovisto definitivamente de su bata verde

Contemplo fotos suyas. De su rostro emana una naturalidad que se torna con el tiempo más cercana, y que invita al tuteo. De su mirada se desprende una humanidad y una serenidad que refuerzan de forma inconsciente la convicción moral de su praxis médica, llevada a cabo en los hospitales públicos madrileños. En su inseparable barba aun reside la experiencia y la sabiduría personal y profesional que jamás ocultó y entregó a los demás, a los más desfavorecidos. Su compromiso social llevado a cabo como dirigente vecinal en el humilde barrio de Orcasitas, fue solo el preludio de una entrega más vocacional y humana.

El doctor Luis Montes antes de irse entre nosotros, el diecinueve de abril, entregó su vida personal y profesional desde las unidades en las que trabajó en dignificar la vida humana. Lo hizo minimizando el dolor y el sufrimiento en sus pacientes, luchando por los derechos de sus compañeros, e intentando desde la igualdad acercar la sanidad pública a todos los ciudadanos. En el año 1983 ayudó a poner en marcha el Hospital de Móstoles. Más tarde el Severo Ochoa, en Leganés, centro en donde llegó a ser nombrado coordinador del servicio de urgencias. Su muerte se produce en un momento como el actual, en el cual la sociedad necesita referentes de personas que dediquen sus esfuerzos por igual y desde abajo a los demás. Ciudadanos que sin tener en cuenta clase social, sexo, raza o credos, contribuyan a cimentar y edificar una sociedad más libre y justa.

En marzo del 2005 el Gobierno Regional de la Comunidad de Madrid, intentó sentenciar su muerte clínica, por medio de una denuncia falsa y anónima que le acusaba de practicar 400 eutanasias (asesinatos le llaman los que de forma egoísta no llegan a empatizar con el drama crónico del paciente, de sus familiares y amigos). Personas por cierto que no ponían objeción alguna a los abortos efectuados durante muchos años en clínicas privadas, y que curiosamente llegado el momento, tampoco dudan en aplicar dicha muerte dulce a sus propias mascotas. Don Luis, según palabras de su compañero el doctor Barra, sufrió esos días el dolor personal que nunca quiso para sus pacientes, compañeros y ciudadanos. El doctor apoyado en las calles por el pueblo, supo aplicarse su propia medicina, y resurgir gracias al cariño y la comprensión de la gente, como un ave fénix. Gracias al compromiso y a las energías puestas en su proyecto, se convirtió en un referente nacional, y llegó a ocupar la Presidencia de la Asociación Derecho a Morir Dignamente.

Las amenazas de privatización y de externalización emprendidas por la Consejería de Sanidad, y auspiciadas desde dicho Ministerio, no surtieron efecto gracias a las manifestaciones. Como consecuencia de los recortes de personal, y del cierre de plantas en los hospitales públicos, surgen las dolorosas listas de espera. Unas listas en las que “murieron” (se dejaron morir), a muchas más personas de las que se le acusaba al doctor Montes. Personas que murieron sin tratamiento, medicación, y que sufrieron junto a sus familiares el dolor, la impotencia y la indignación de ver como se priorizaba el capital por encima de la vida humana. El doctor Montes por el contrario, humanizó y dignificó la vida humana, y sentó las bases de una vida y de una muerte digna. Acompañando a los pacientes en las tres etapas de su vida. Ayudando a las mujeres en los momentos de parto complicados, y en el doloroso proceso de la interrupción del embarazo, dentro del marco legal. Haciendo menos doloroso el tránsito de la vida a la muerte, y evitando sufrimientos y deterioros irremediables.

Se ha ido el doctor Montes humanizando como el solo sabía la vida y su profesión. El conquistador de derechos y libertades, se ha desprovisto definitivamente de su bata verde. De esa indumentaria que a buen seguro anhelaba quitarse para sentir mejor y más cerca a los demás. Don Luis sabía que cada paciente era el único titular de su vida. Y que la mejor medicina es la que vela por el bien común de todos, y no solo por el privilegio de unos pocos. Descanse en paz.

José Luis Meléndez. Madrid, 28 de abril del 2018
Fuente de la imagen: 20minutos.es

26 de abril de 2018

Manadas

Todos juntos y por manadas. No ya contra el cargo político, sino contra la persona...

El caso Cifuentes ha puesto en evidencia la objetividad de algunos medios. Medios que hacen la función de electrodomésticos, ventiladores de determinados grupos ideológicos. Esa es la imparcialidad y la independencia de la que hacen gala en sus cabeceras.

Los mismos que defienden de manera teórica el Estado de derecho, son los que luego humillan a sus víctimas de manera pública y anticonstitucional, publicando noticias, vídeos y documentos que atentan y violan la intimidad y la dignidad de las personas, impidiéndoles ejercer el derecho que todo ciudadano tiene a defenderse con las mismas garantías que los demás.

Medios, adversarios políticos, del mismo partido, memes de ciudadanos. Todos juntos y por manadas hambrientas, organizadas y sin escrúpulos, obsesionadas y cegadas por el rastro de su presa. No ya contra el cargo político, sino contra la persona. Porque el que la difunta haya caído no le exime del olvido, ni implica que tenga un entierro justo. "Diarios" pensados para dejarle a uno "KO", a la mínima de cambio.

Agresiones que ponen de manifiesto la fragilidad dialéctica y argumental de sus adversarios, y el código ético y moral de los mismos. Un acoso continuado en donde solo se cuestiona a la víctima y no la actitud,  la superioridad numérica y vejatoria de sus agresores. Ni la inferioridad moral por la cual se  ven obligados a unir sus fuerzas para ensañarse de manera visceral con la vida profesional y personal de la presa.

Es muy probable que en vista de lo sucedido, partir de ahora sus señorías hagan públicos sus historiales médicos. Incluso será recomendable que todos los profesionales del país cuelguen sus títulos oficiales en sus despachos. A saber: originales, sellados, firmados, y a la vista. Porque un título bien enmarcado, visible y bien colocado, es mucho más importante que la experiencia y los valores que pueda tener su titular.

Perseguir la corrupción, incluso dentro de tu partido, tiene su castigo. Y algunos se han ofrecido voluntarios a la causa. La cleptomanía personal tratada ha ganado la batalla a la psicopatía social aun sin tratamiento, y no se sabe sin solución. Entre todos la mataron y ella sola se murió. Enhorabuena a todos los diplomados en la inferioridad moral de las malas artes.

José Luis Meléndez. Madrid, 26 de abril del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

23 de abril de 2018

Estilos monárquicos

¿Es objetiva la sociedad en sus críticas? El famoso vídeo de la familia real en la catedral de Palma, debería hacer reflexionar a la sociedad

Los verdugos no suelen esperar a conocer, a cotejar, ni a tener en cuenta los autos de procesamiento, ni las resoluciones judiciales de sus reos, y se limitan a cumplir su función.

En España hay más verdugos que jueces. Hace unas semanas, la sociedad pública española, subió a su patíbulo privado de manera anticipada a tres mujeres: una reina emérita, una reina real, y una Presidenta regional. Asuntos en los que apenas unos días, se ha hecho correr más ríos de tinta azul, que sangre de idéntico color existe en todo el reino.

Uno puede ser republicano o monárquico sin que por ello se vea en la necesidad de perder la humanidad que caracteriza a toda persona. Porque entonces pierde dichos valores de forma automática e instantánea. Lo cierto es que el vulgo no ha sabido distinguir un acto oficial de lo que era un acto privado y familiar. No se trataba por lo tanto en esta ocasión de una disputa entre dos reinas, sino entre una nuera (doña Leticia), y de una suegra (doña Sofía). Primera cuestión.

El segundo dato no es menos preocupante, ya que los españoles continúan viendo a dos reinas, cuando en realidad solo existe una que es la oficial. Algo en cierto modo comprensible si se tiene en cuenta que doña Sofía ha cumplido su labor con una entrega y una discreción encomiables. Una tarea que debido al poco tiempo que lleva en el trono doña Leticia, no ha podido ejercer.

El tercer error en el que ha caído la sociedad ha sido en la trampa de la personalización, esto es, en posicionarse a favor o en contra de uno o de otra, cuando en realidad de lo que se trata es de dos formas o estilos de representar a España y a los españoles: un estilo tradicional, y otro quizás más innovador y adaptado a los tiempos.

La reina emérita sufre al ver a su familia en la distancia. La padece con más intensidad cuando teniendo a los suyos, y sus nietos tan cerca no puede verlos con la misma frecuencia que lo hace la otra familia. Por el contrario doña Leticia, como mujer perteneciente a otra generación más moderna, ha sido educada en un entorno más liberal. Basta con recordar los antecedentes sindicales de su familia. Y al contrario de doña Sofía (a excepción del rey), es partidaria de un modelo más conciliador y equidistante entre la vida íntima y personal de su familia, con respecto a la institución que representa, es decir, del Estado.

El famoso vídeo de la familia real en la catedral de Palma, debería hacer reflexionar a la sociedad sobre varias cuestiones. En primer lugar si la ética personal y profesional, considera que las intimidades palaciegas deben trascender su ámbito privado.

En segundo lugar si a diferencia según dicen de la justicia divina o kármica, se práctica una justicia objetiva y justa (valga la redundancia), cuando se juzga solo la falta y no todas las virtudes que jalonan la vida personal y profesional del presunto o presunta culpable.

Y en tercer lugar si es doña Leticia la que tiene que seguir adaptada a la monarquía tradicional, o es esta la que tiene que adaptar su protocolo a los nuevos tiempos.

José Luis Meléndez. Madrid, 21 de abril del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

16 de abril de 2018

El secuestro

Ahora soy un hombre libre que se ha rescatado a sí mismo

Y pensar que un día llamé amor a aquello tan grande que sentí a tu lado. No hay peor exilio que aquel que en contra de su voluntad, abandona su nave y su rumbo, al albur de un destino incierto. Tú sin embargo no pudiste abandonarte. Aquella noche te acercaste y me lanzaste una frase para reclamar mi atención. Luego tomaste mi mano. Todo el grupo allí reunido, se dio cuenta de tus ocultas intenciones.

No dudaste en coger mi mano para robarme el corazón. No soltaste tu nave mientras hubo provisiones de mercancía. Aún me acuerdo de tus bajones tal vez fingidos. De tus órdenes interesadas. Qué bien interpretaste el papel de princesa. De mujer sufrida y abnegada de sus propias metas. Con que rapidez e intensidad palpitaba mi corazón por los dos, mientras el tuyo latía, acompasado a tus intereses.

Aún recuerdo aquellos mil días, dándolo todo por y para ti. Hasta que un día me abandonaste. No supiste estar junto a mí en los días malos. Faltaste al lugar de la cita. No tuviste el valor ni los argumentos para aquella injusta e inmerecida despedida. Al final tuve que ir en tu busca. Como siempre.

No te bastaron mis súplicas. Me dejaste narcotizado con mis falsas idealizaciones. Huiste cuando más te necesitaba, dejándome perdido y sin rumbo, en medio del abismo. Tirado en el suelo, sin fuerzas para levantarme, por el efecto boomerang de tantas emociones entregadas.

¡Qué buena actriz, y que mal figurante! Estabas tan metida en tu papel, que llegué a creerme tu personaje. Tenías la obra estudiada y el escenario controlado. Es posible que hayas leído aquel poema, (“Mil días”), que un día escribí pensando en ti. Que te hayas creído aquellos versos enajenados y locos de amor. No, no fueron mil días. Prefiero callarme los días, las horas, los minutos y los segundos que duró aquel calvario. Aquél eterno síndrome de Estocolmo.

Hoy soy un preso que ha cumplido la condena material y emocional de tu secuestro. Ese fue tu pago a mi buen comportamiento. Ahora soy un hombre libre que se ha rescatado a sí mismo. Y no un rehén sometido a los caprichos egoístas de aquella condena injusta, a la que durante tanto tiempo me tuviste sometido.

José Luis Meléndez. Madrid, 9 de mayo del 2017
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

9 de abril de 2018

Rasputin o el surfista ruso

Los duelos dialécticos que tienen lugar entre machos, no se parecen en nada a los que tienen lugar entre caballeros

Donald Trump, o lo que es lo mismo, Donald Putin, más conocido como el Ras-Putin americano, se vanagloria del tamaño y de la potencia sexual de su arsenal militar de misiles con forma fálica ante el líder coreano  Kim Jong-un. Y es que desde que Rasputín ha entrado en la Casa Blanca, los Estados Unidos de América, se han convertido en la primera prepotencia mundial de naciones. Bien lo saben los americanos que se avergüenzan de cada uno de los desaires, desmanes y provocaciones públicas a las que los tiene acostumbrados su histriónico Presidente.

Las guerras frías, que ya llevan años, no tienen visos de acabar, mientras los hombres sigan ocupando las presidencias nacionales, ya que los atributos armamentísticos seguirán siendo sin lugar a dudas un factor primordial a tener en cuenta, por encima de la empatía, la comunicación y la concordia entre los distintos países. La testosterona seguirá costando un dinero ingente a los Estados; bueno más bien a los ciudadanos del mundo, que en definitiva somos todos.

Para que los índices de testosterona aumenten, son necesarios varios factores: por un lado otro sujeto, y por otro un escenario de estrés. Esto es lo que le ha pasado a Rasputín y al líder coreano  Kim Jong-un (alias Kinyo), nombre propio que traducido al español según su pronunciación (king-yo-mun), vendría a significar algo así como el rey del yo-yo, es decir, el campeón del narcisismo mundial.

Nadie duda que las eyaculaciones aéreas de los cohetes coreanos, han sido  para la humanidad, pero muy especialmente para Rasputín, una exhibición pornográfica y obscena. De ahí sus rifirrafes a través de Twitter (lugar no muy apropiado para llegar a un entendimiento), entre ambos líderes. Y si no que se lo digan al pajarito de dicha red social, que cambió su canto de “pio-pio-pi” a “cua-cuaa-cuaaa-cuaaaa”.

Los duelos dialécticos que tienen lugar entre machos, no se parecen en nada a los que tienen lugar entre caballeros. El caballero se mueve por el honor, y el macho por la testosterona con la cual suele marcar su territorio. El señor Trump le ha llamado “enano” a Kinyo. Se desconoce si esta alusión al tamaño, va dirigida directamente a su persona o a su “hermano pequeño”. Kinyo, le ha respondido, y le ha llamado “chocho viejo”.

Entretanto los ciudadanos del mundo andan preocupados (con toda razón), por los efectos secundarios de este amor pasional y despechado, así como por los devastadores efectos colaterales (nunca mejor dicho), en los que podría derivar esta tensión sexual, aun no resuelta. Nadie imaginaba que las relaciones sexuales entre países, pudiesen llegar a este estado de sobreexcitación pasional. La habilidad del aparato del coreano, no le ha gustado nada al tamaño del arsenal americano.

El problema como muchos podrían pensar no es de la personalidad del señor Trump, sino que la culpa la tiene el resto del mundo, incluidos algunos psiquiatras de su país, que no entienden el carácter especial del Presidente. La Casa Blanca preocupada por el asunto, y por las dudas que se ciernen sobre su inquilino, ha decidido realizarle un test de aptitud, más que de personalidad. Acto seguido, en vez de ofrecer a la opinión pública un informe psicológico, ha  publicado sus excelentes resultados, en lugar de ofrecer a sus ciudadanos, las pertinentes disculpas por los  desaires, desplantes y desprecios públicos e internacionales a los que tiene acostumbrados el señor Trump al planeta (incluidos animales y plantas).

Lo realmente preocupante es que los psicólogos de la Casa Blanca, aun no hayan dado con los tres mundos en los que se mueve el señor Trump. El primer mundo está formado exclusivamente por él, al cual se debe (Trump first). El segundo está formado por América (América second). Y el tercer mundo está constituido por el resto del planeta (third planet). Se ignora por lo tanto en qué mundo tiene incluidos el Presidente a sus ciudadanos, ya que este siempre sitúa a la nación por encima de ellos.

Hace unos días, el surfista (s-URRS-first-a) ruso, ha cumplido, en contra de no pocos pronósticos, su primer año de mandato. Un tiempo durante el cual, se ha presentado como un americano, más que como un ciudadano del mundo, al cual le preocupan sus problemas. Los tornados, las inundaciones y las impresionantes nevadas que padecen los americanos, son para el Presidente, fenómenos de cuyo origen es mejor no hablar. El cambio climático no importa, y de existir este (cosa que aún no ha reconocido), tendría que adaptarse también a él.

José Luis Meléndez. Madrid, 27 de enero del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

2 de abril de 2018

Ejecutados

Los árboles los empuja el aire, pero los tira el hombre en el momento en que deja de preocuparse por ellos

Los árboles nos cuidan desde que nacemos. Nos protegen del sol, purifican nuestro aire. Alegran nuestros barrios y campos, hospedando de forma gratuita (algo no muy común en los humanos), a las aves que por medio de sus cantos, nos hacen reconciliarnos con la naturaleza. Relajan nuestra vista, nuestro oído con el sonido  que el aire produce en sus ramas. Un árbol nos espera siempre en el mismo sitio como el mejor amigo: para lo bueno y para lo malo. Nos ofrece un ejemplo de fortaleza, de adaptación al cambio; de inmensa paciencia y control. Se eleva hacia arriba por encima de nosotros sin perder la humildad y la grandeza que con los años adquirirá su copa.

El árbol no es solo un árbol. Es una enorme ciudad formada por numerosos seres vivos que habitan en él, como es el caso de los líquenes, de los insectos o de las aves. Su savia es más sabia que nuestra sangre, porque está en conexión directa y permanente con su entorno. Estos adorables y bondadosos seres que nunca hacen mal a nadie, y que están desgraciadamente acostumbrados a recibir un trato mucho peor del que ellos nos dan, deberían de tener por la fidelidad y los beneficios que nos reportan día a día, unos mínimos derechos en compensación a su ejemplar comportamiento.

Lo cierto es que desde hace años, pasear por la ciudad se ha convertido para los madrileños, en una actividad más triste y peligrosa que antaño. Triste por los fallecimientos y los heridos que provoca un arbolado mal cuidado debido a una insuficiente inspección por parte de la Administración, y peligrosa para la integridad física y respiratoria de las personas, ya que la calidad del aire empeora cada vez que se tala un árbol. Árboles medio centenarios que han contribuido durante tantos años al bienestar de la ciudad y de sus ciudadanos.

Los árboles ya no mueren de pie como decía el dramaturgo español Alejandro Casona en una de sus obras. Los árboles los empuja el aire pero los tira el hombre en el momento en que deja de preocuparse de ellos. “Porque si la copa de una árbol está bien podada y proporcionada, es muy difícil que se caigan”, me decía un ex jardinero de la urbanización "La Moraleja", vecino de Alcobendas, mientras contemplaba en el suelo uno de estos bellos ejemplares.

A la lista de fallecidos el verano de 2014, en el cual dos hombres murieron (uno en El Retiro, y otro en Santa Eugenia), se ha añadido hace unos días la muerte de un niño de cuatro años. Un auténtico drama para la familia, y un nuevo aviso para el Consistorio. Una muerte no menos triste para los árboles colindantes al fallecido, que habrán notado ese día como sus raíces se soltaban de las suyas propias, para no volver nunca más a sentirles vivos entre las propias. Y es que los ciudadanos desde hace tiempo, se han acostumbrado al sonido escalofriante de las motosierras, y los jardineros, ya no son vistos como aquellos operarios que plantaban y cuidaban los jardines, sino como auténticos verdugos encargados de decapitar las copas y las ramas de los árboles.

Solo el año pasado, el Consistorio reconoce haber talado 10.000 árboles. El Ayuntamiento según sus palabras se ha dedicado a priorizar los trabajos de poda y tala en lugar de compatibilizarlas con los de replantación. Una tala indiscriminada que se ha efectuado “al detectarse en ellos defectos estructurales o de vigor lo suficientemente importantes como para aconsejar su sustitución” (sic). Una sustitución que desde hace años no ven los ciudadanos al lado de los árboles talados (eufemismo de ejecutados). Una bonita forma de agradecer  a la naturaleza los servicios prestados, a la sociedad, y de ahuyentar a las aves que acompañan a sus vecinos, y se cobijan a diario en sus ramas.

La respuesta del Ayuntamiento ha sido el pasado mes de diciembre, la aprobación de un gasto de 30.673.514 euros (que se podría haber desembolsado antes), destinado a resolver incidencias y a realizar inspecciones continuas. Según la delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés se procederá a revisar todos los árboles en edad relativa madura, vieja o decrépita, y que aproximadamente se sitúa en 545.500 ejemplares.

Al parecer en el plan no está incluido el saneamiento de árboles jóvenes que presenten enfermedades, podas deficientes o mal ejecutadas. El plan prevé la renovación tardía y no in situ en el momento de la tala, de un proyecto de renovación del arbolado cifrado en 1.150.700 euros. La intención del Consistorio es que se replanten 770 unidades en los distritos incluidos en el contrato, y 423 en el tramo afectado del Paseo de la Castellana.

Además de este proyecto extraordinario (el de tala ha sido un proyecto más de diario), el Consistorio prevé que se planten entre el año pasado y este un total de 19000 árboles, es decir según sus propias palabras “se plantarán más árboles de los que se han talado” (sic). Ante esta exposición del Ayuntamiento uno se pregunta si es que los ciudadanos van perdiendo vista, o es que el arbolado animado de Cibeles, les impide ver el bosque. Porque no hace falta más que darse una vuelta por distritos como Hortaleza para que sus vecinos les acompañen amablemente a las tumbas verdes abiertas desde hace años en espera de replantación.

El despropósito de la Alcaldía es tan evidente, que hasta el nombre que lleva el proyecto (SER + verde), se aleja de su objetivo, ya que hasta que los supuestos árboles que se planten, no recuperen la frondosidad de sus antepasados, los ciudadanos seguirán respirando una peor calidad del aire. Y como consecuencia de la deficiente inspección demostrada hasta ahora, los ciudadanos tendrán que seguir llamando al Ayuntamiento para recordarle sus funciones como son: corte de césped, poda de arbustos, limpieza de zonas verdes, adoquinado deteriorado, fuentes inoperativas, ramas peligrosas, etc…

La socorrida excusa de los contratos blindados contraídos por el Partido Popular madrileño con algunas empresas adjudicatarias, hasta el año 2021, no es un argumento que debería emplear un Consistorio responsable, ni le exime de sus funciones. Porque si los ciudadanos han padecido (y aún padecen), una grave crisis económica, el Consistorio no les exime del pago de sus tributos, ni del ejercicio responsable que tienen como habitantes de esta ciudad.

José Luis Meléndez. Madrid, 29 de marzo del 2018

26 de marzo de 2018

La juventud madura

La juventud madura es igual que un vino joven curado en una barrica de roble

El amor no es lo mismo que l’amour. El amor latino es apasionado y sexual. L’amour es un sentimiento más sensual, liberal, y menos sujeto a las normas y a los estereotipos establecidos. Del mismo modo, no es igual  estar enamorado que être amoureux. La erótica del poder, ha demostrado a lo largo de la historia ser un importante preludio del amor. El español no es el francés romántico; Madrid no es París, ni la ciudad de la luz y del amor, iba a pasar desapercibida.

Primero fue el romance de Sarkozy con Carla Bruni, trece años menor que él. Luego Hollande con Julie Gayet, dieciocho años más joven. Hace escasos días, Macron ha roto la tendencia: el Presidente está casado con Brigitte Trogneux, veinticuatro años mayor que él. La pareja se enamoró en la época en la que Trogneux, madre de tres hijos, era profesora de teatro de Macron. Años más tarde decidió divorciarse para casarse con Macron.

La situación actual del Presidente galo, no es la misma que la de sus antecesores. La sociedad sigue percibiendo como algo atípico, que un hombre se case con una mujer mayor que él. Ajena a las estadísticas y a los fracasos de su modelo actual, prioriza la juventud de los cónyuges, por medio de sus estereotipos. Resultado: se llega a la madurez emocional e intelectual, cuando ya es demasiado tarde, y uno se ha casado. Las parejas jóvenes-maduras, saben por el contrario que cada edad tiene su encanto. Que la juventud labra los cuerpos, y la experiencia que da la madurez, exculpe las almas y los corazones.

Existen sin embargo falsas creencias. Una de ellas es que el hombre es el que recibe mayor presión social que la mujer, en este tipo de relaciones, y otra que asegura que los hombres que eligen como compañera a una mujer madura, son personas inmaduras e inseguras. Los expertos afirman que se trata de hombres seguros, que buscan idénticos valores en sus parejas. Hombres que reclaman la seguridad emocional que les garantice una relación enriquecedora y prolongada en el tiempo. Basada en valores adquiridos a lo largo de su vida. Porque saben que el amor verdadero, al contrario que la sociedad, no recrimina, ni discrimina, por cuestiones de edad.

La mujer busca en el hombre más joven, la motivación vital que no encuentra con las personas de su edad. Una segunda juventud que le haga sentirse más viva, atractiva, y que le permita aumentar sus niveles de autoestima. La plenitud sexual, y la desinhibición de la mujer a los cincuenta hacen que la comunicación con su compañero sea más directa, natural y abierta, lo cual permite que la relación se enriquezca desde su inicio. Una relación, en donde la sexualidad pasa a un segundo plano, y en donde los valores recobran un marcado protagonismo.

Cabe por lo tanto la posibilidad que estos nuevos cambios de la nueva Francia revolucionaria, sean el inicio de una  sociedad más igualitaria y menos machista. Que El Elíseo sea el escenario y el prototipo de una nueva generación familiar del siglo veintiuno. Que la sociedad del futuro entienda que la juventud-madura es igual que un vino joven curado en una barrica de roble, que con el tiempo, adquiere un aroma, un sabor, y un color intenso. Un cuerpo y  un alma que le hacen único.

José Luis Meléndez. Madrid, 27 de mayo del 2017.
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

19 de marzo de 2018

El voto vinculado

Si hay algo que han aprendido los ciudadanos en esta (aún) larga etapa de recortes, ha sido a restar

Si hay algo que han aprendido los ciudadanos en esta (aún) larga etapa de recortes, ha sido a restar. Y es que el cálculo matemático ha pasado a convertirse en una operación de subsistencia para un gran número de familias españolas.

Un asunto del que el gobierno parece no haber caído en la “cuenta” (valga la redundancia). Porque decirles a los asalariados y a los jubilados que sus sueldos y pensiones no han perdido valor adquisitivo, con una inflación del 2,5%, y una insignificante subida del 0,25%, supone cuanto menos faltar a la inteligencia de millones de personas trabajadoras y honradas que contribuyen y han contribuido durante toda su vida al desarrollo del país. Máxime cuando la clase política se ha aplicado subidas casi siete veces superiores para este año (un 1,5%), teniendo en cuenta los sueldos que cobran.

Personas sin las cuales el sistema social hubiera quebrado, ya que de muchas de esas pensiones se cubren partidas sociales que el gobierno ha dejado de aportar a la sociedad, a pesar de que el ejecutivo no se cansa de sacar pecho de los buenos datos económicos. Unos ingresos que recauda el Estado, y que al parecer los ciudadanos aún no se merecen, después de un decenio (se dice pronto), de crisis y recortes.

Se ruega por lo tanto a sus señorías que incluyan entre sus grandes preocupaciones las medio verdades (por ser más numerosas), a la hora de tratar las Fake news (noticias falsas), anglicismo que algún académico español de la RAE, prefiere utilizar, al de falsas noticias (sic), con objeto de no caer en un populismo y popularismo más hiriente y anunciador de falsos hechos (false facts).

Conviene recordar que ya en el año 2016, los pensionistas perdieron (eufemismo de “arrebataron”), poder adquisitivo. Entonces se les subió un 0,25% cuando el IPC lo hizo ese año un 0,96%. Los pensionistas han salido a la calle porque los políticos aún no están acostumbrados a pisarla con la misma frecuencia con la que pisan el suelo de sus despachos enmoquetados. Y mucho menos a hablar con los ciudadanos, con la misma frecuencia con la que lo hacen entre ellos. Es de entender por tanto que algunos parlamentarios de la bancada azul, hayan calificado de electoralistas en lugar de realistas,  justas, democráticas y constitucionales dichas manifestaciones.

Los manifestantes han conseguido que el tema se aborde en un pleno monográfico. Y Rajoy como era de esperar no ha sorprendido a propios ni a extraños, cuando ha ligado la subida de las pensiones mínimas y de viudedad, a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. La misma fórmula que utilizó en 2.017 al vincular la subida del 20% del salario mínimo a que la economía crezca hasta el año 2020 a un ritmo del 2,5%. Medidas aprobadas por el ejecutivo, las patronales, y los sindicatos…

“Los recursos son limitados y no podemos gastar lo que no tenemos, porque eso fue lo que hundió el país”, ha puntualizado una vez más el Presidente  a los ciudadanos. Cita que curiosamente se le debió olvidar recordar y dejar meridianamente clara en su día a los corruptos del país, a los amnistiados fiscales,  a los de su partido, y actualmente a algunos ministerios generosos a la hora de rescatar autopistas por valor de 1.000 millones, la de aumentar la partida en defensa hasta los 18.000 millones de euros (compromiso adquirido por el Gobierno con la OTAN hasta el año 2024), o la adquisición de nuevos submarinos por importe de 2.000 millones de euros.

Los recursos no serían tan limitados, si el gobierno solicitase un préstamo para rescatar a las personas, igual que en su día lo hizo para rescatar bancos. O si pusiese el mismo interés y los mismos ánimos que hace poco empleó amparado en la Constitución para rescatar un territorio a través del artículo 155.

El sistema seguirá obsoleto y fallido mientras no se lleven  a cabo las reformas estructurales que ya se deberían haber  emprendido por parte de todos los gobiernos, sentándose en la mesa de los Pactos de Toledo. Para ello será necesario adoptar medidas como la derogación de la reforma laboral, la cual impide con sus contratos precarios la financiación de un sistema público de pensiones. Del modo será necesario un mayor control del fraude fiscal, y un mayor reparto de la riqueza a través de una reforma fiscal en la que las rentas del capital y las del trabajo sean más equitativas, como la de nuestros vecinos franceses y alemanes. Más si se tiene en cuenta que el número de millonarios en España creció un 15% más en 2017 (428.000 personas tienen un valor superior al millón de euros, 58.000 más que en 2016). Asimismo será necesario y urgente establecer incentivos a la natalidad y recuperar masa productiva. Para ello se debería ofrecer a través de una operación retorno unas condiciones atractivas para que los españoles que en su día dejaron España.

El pasado viernes 16 de marzo el mundo celebró el Día Mundial del Sueño, un tema relativo a la salud de los ciudadanos, que no suele estar entre los temas preferidos de sus señorías. El estudio elaborado por la OCU, revela que los españoles dormimos poco y mal. Entre las principales causas de dichas alteraciones se encuentran los problemas en el trabajo (21%), los problemas psicológicos (20%), y los problemas económicos (14%), entre otros motivos relacionados con hábitos cotidianos poco o nada recomendables.

La ONU por su parte ha presentado el día 14 de marzo en el Vaticano, su tradicional Informe Mundial de la Felicidad 2018, el cual muestra como España ha caído dos puestos en el ranking de países, lo cual constata que los españoles son menos felices que antes.

El año 2019 será un año electoral. Entonces los españoles que lo estimen oportuno, podrán obrar en consecuencia y condicionar y vincular su voto a otras formaciones, hasta que no se recupere la tasa de bienestar perdida por los ciudadanos, como consecuencia de las políticas nefastas llevadas a cabo por el gobierno de Rajoy.

José Luis Meléndez. Madrid, 17 de marzo del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

12 de marzo de 2018

Las campanas

Ya no se oye como antes la música de las campanas

Quasimodo era un niño jorobado. Solo podía ver por un ojo; la forma de su rostro, le impedía hacer uso del otro. Al nacer fue abandonado, en las proximidades de la catedral de Notre Dame. Como consecuencia de su deformidad, se vio repudiado por el pueblo de París. Desempeño el oficio de campanero, y, y residió en el interior de la catedral. Debido al tañir de las campanas, estuvo a punto de quedarse sordo.

Era un hombre joven, valiente, astuto, fuerte, y de corazón noble. Su carácter tímido y reservado (acentuado quizás por algún complejo), limitaba sus contadas salidas al exterior. Un día conoció a una persona, en la cual depositó toda su confianza. Se llamaba Esmeralda. La gitana toca la trompeta y baila en las calles de París, para subsistir, en compañía de su cabra Djali. Un día es condenada a la horca, acusada de haber asesinado al capitán Phoebus, su amado. Quasimodo, que tras su deformidad esconde un corazón sensible y sediento de amor, lucha por salvar a la gitana.

El argumento anterior, es un resumen correspondiente a la obra "Notre Dame de París", una obra del escritor Víctor Hugo. Hoy el oficio de campanero, es una actividad menos artesana de lo que fue antaño. Los campanarios mecanizados o programados, han ido sustituyendo a los antiguos, con el paso del tiempo. Ya no existen campaneros con el arte, la pasión, y la entrega de aquellos maestros.

Ya no se oye como antes la música de las campanas. Los sonidos anunciadores que unían a los hombres con más fines sociales que religiosos. Ya no existen hombres tan nobles como Quasimodo, capaz de jugarse la vida en su oficio, y de suicidarse por amor. Ahora los monumentos, las iglesias y campanarios, a pesar de la deformidad, del abandono y del desprecio mostrado durante siglos por el hombre, aguardan con el mismo espíritu de aquel campanero, un mínimo gesto de amor.

José Luis Meléndez. Madrid, 29 de abril del 2017
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

6 de marzo de 2018

Siento, luego existo

Cuando más vivos nos sentimos, es cuando según el filósofo estamos muertos

El ser humano presume ante las demás especies de estar dotado de racionalidad. Y con esta prerrogativa, se ha otorgado la licencia de erigirse en la especie suprema del planeta. Y lo ha hecho de tal forma, que en lugar de pensar, ha ido tragando frases del tipo: “pienso, luego existo”. Conclusión: los animales al no estar dotados de razón, no existen. Ni tienen su propia lógica, ni por lo que se ve, sus propios sentimientos. Y como no logramos entenderlos porque no nos acercamos a ellos, nos limitamos a negarlos y punto. 

La frasecita que en numerosas ocasiones hemos pronunciado y con la cual hemos descolocado a nuestros interlocutores, tiene como vemos su tema. Si uno siente, nos viene a decir la sentencia, no existe. Cuando reímos, lloramos, nos emocionamos, que es cuando más vivos nos sentimos, es cuando según el filósofo estamos muertos. Y luego nos extrañamos de los acontecimientos con los cuales nos sorprende la vida.

Así que si uno, por poner un ejemplo, coge una langosta (crustáceo solitario dotado de un sistema complejo y muy sensible al dolor), y lo introduce en un recipiente con agua hirviendo, según esta sentencia sesuda, este animal, al no existir, no va a sufrir lo más mínimo (sic).

Pues bien, las asociaciones animalistas suizas que existen (ya que piensan y sienten amor por los animales), han conseguido que el gobierno haya aprobado una ley que a partir del 1 de marzo de este año velará porque estos animales tengan una muerte digna. Queda por lo tanto prohibido a partir de ahora cocer este animal. En su lugar la normativa establece la aplicación del electrochoque con objeto de inducirles la eutanasia antes de cocinarlos, reduciendo de esta forma, su dolor y sufrimiento.

El texto además prohíbe que sean transportados en medio del hielo. Deberán hacerlo en el interior de cajas refrigeradas, provistas de separadores, para que durante el trayecto, no sufran daños con otros ejemplares. La nueva normativa además limita la utilización del bozal para impedir ladrar a los perros, y el uso de mangueras de presión, bien sean de agua o de aire comprimido. En la celebración de concursos, los animales (preferentemente perros), deberán ir acompañados de personas que se encarguen de sus cuidados. Asimismo, la venta de mascotas entre particulares, deberá precisarse la procedencia del animal.

En Francia por su parte, el primer ciudadano en sorprender a la nación, ha sido su Presidente, Emmanuel Macron, cuando se ha conocido que la primera visita oficial que realizó el 8 de enero a la ciudad china de Xian, fue con objeto no solo de  impulsar las relaciones comerciales con China, sino el de reactivar las medidas contra el cambio climático, guardadas en el cajón por Donald Trump. Un bello gesto ético, sensible y humano el del Presidente con respecto al planeta que trasciende el marcado individualismo patriótico y liberal del cual hacen gala otros líderes europeos, lejos del liberalismo ético y sostenible que ha demostrado Macron, y que está hasta la fecha sabiendo compatibilizar con los valores de la república francesa.

Pero no solo eso. El entonces candidato a la presidencia de la República francesa, ya anunció que en caso de convertirse en Presidente, Francia prohibiría la venta de huevos de gallinas enjauladas y criadas en batería. Una medida que ha anunciado recientemente el Ministro de Agricultura francés y que apoya el 90% de ciudadanos, a los cuales no les importa que la medida que entrará en vigor en el año 2022, incremente el precio final del producto.

La normativa europea establece que todos los huevos deben de estar etiquetados. Dicha identificación consta de tres campos. La primera cifra compuesta por un número, indica la forma de cría. El número cero indica que se trata de gallinas ecológicas; el uno de camperas; el dos de suelo, y el tres corresponde a las gallinas enjauladas. El segundo campo alfabético de dos dígitos indica el país de origen, y el tercer campo compuesto por nueve números, indica la identificación del productor.

Algunas asociaciones medioambientales ya se han pronunciado y han lanzado la voz de alarma, advirtiendo que este tipo de cría con gallinas enjauladas es nociva para la salud de las gallinas, y presenta riesgos para la salud humana, al estar producidas en condiciones estresantes para los animales como son los espacios cerrados, y la falta de luz natural. La cadena de distribución LIDL, fue  la primera en sumarse a la iniciativa al dejar de comercializar esta clase de productos.

Unos guiños dirigidos a los demás líderes que ojalá logren contagiar a la incipiente generación venidera del “siento, luego existo”. Y un aliento de esperanza hacia todos los ciudadanos del mundo que no se sienten representados, porque sus líderes piensan demasiado en ellos, y no muestran la sensibilidad suficiente para llevar a cabo las iniciativas que muchos de sus ciudadanos demandan.

José Luis Meléndez. Madrid, 4 de marzo del 2018.
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org 

26 de febrero de 2018

A Antonio

Querido Antonio:

¿Se puede saber dónde te has metido? Hace días que no te veo, ni te oigo, ni se nada de ti. La prensa incluso te da por desaparecido, pero conociéndote, creo que más bien se trata de una de esas bromas a las que nos tienes acostumbrado. Comprenderás por tanto, querido amigo, que me extrañe y me duela esta ausencia que empieza a tornarse prolongada, y preocupante. Dirás desde allá donde estés con tu sempiterna voz, y tu semblante sonriente, que no tengo motivos para ello. Y yo no tendré más remedio que darte la razón. Porque  cada viñeta de Forges tiene algo de Antonio.

Aun  así me parece injusto que tu pseudónimo haya eclipsado tu nombre, tu persona, y tu lado más humano. Porque sin Antonio, Forges no hubiese existido. He tardado, y espero que disculpes mi torpeza en entender cuál ha sido el motivo: te has ensanchado tanto, y te has proyectado con tanto amor a los demás, que tu propio nombre se te ha quedado pequeño. No cabía en él un corazón tan grande.

Encogías tu nombre, y agrandabas tu corazón mientras volabas en tu “nebulosa”, antes de dibujar cada viñeta. Luego dibujabas en tu rostro una sonrisa, la cual compartías, pues como solías decir: “si no lo compartes, no vale nada”. Tu mano y tu rotulador bailaban cada día en la pista de baile que era tu estudio el vals de la razón y de la emoción que terminaba mojando tus papeles. Con ese perfecto equilibrio entre curvas y rectas que solo tú, como buen maestro dominabas.

No sabes lo que va a echar de menos esta pluma a tu rotulador. Yo sin embargo, no te echaré tanto en falta (sonrío), por culpa de ese bendito y maldito Forges ouroboro, que ha intentado comerse poco menos que tu alma. Porque allí donde tu ponías el sentimiento, Forges lo eclipsaba todo con su corazón. Nunca olvidaré aquel día en el que tu rotulador conquistó mi pluma, ¿recuerdas? Entre los dos surgió un romance idílico, pasional y eterno. Formaban los dos una pareja tan auténtica y maravillosa, que lejos de entristecerme, me tranquilizo y sonrío, sabiendo que tal vez ahora estéis más cerca de Amanda.

Piénsate Antonio este traslado en el cual te has embarcado; aun estás a tiempo. Haz el favor de volver y de retomar tu oficio, pues sin ti me temo que el mundo acabe por perderse y termine por “esnafrarse” del todo. Si después de reconsiderarlo decides quedarte en tu nuevo estudio, no te preocupes: todos tus lectores, entre los cuales me incluyo, cuidaremos de tus hijos imaginarios. Y ellos a su vez, seguirán guiándonos y animándonos con tu sonrisa, cada vez que los veamos andar y saltar entre los estantes de cada librería y de cada biblioteca.

Intentaré sonreír, si la realidad no me sobrepasa, a través de tu obra. A pesar de la orfandad, de la soledad, y de lo pequeño que me he vuelto a sentir con tu ausencia. Me acordaré cada día del lado humano de Antonio, y del lenguaje “increibol” de Forges y sus criaturas o Forgesgendros. Nos hiciste ver por medio de tus últimas viñetas, que estabas en la cuerda floja, debido a que la maldita piedra de la enfermedad, tuvo el poco respeto y la indecencia de tropezar en tu camino. Yo sin embargo, querido maestro, un día tuve la suerte de tropezar contigo.

Antonio, lo siento en el alma, pero no te voy a perdonar que te hayas ido así: sin despedirte, sin abrazarte, y sin conocerte. Por mucho que te llamo, no haces más que comunicar. No me extraña: tanta “gensanta”, haciendo lo mismo, y tú con un solo teléfono. ¡Tiene narices la cosa!.

Me despido por hoy, mi grande y leal amigo. Recibe un fraternal y sostenido abrazo de todo el equipo de este blog llamado La Pluma en Ristre, y al que el genial Forges, hubiese llamado “Plumaitor enristreibol”.

¡Cuídate y hasta pronto!

Con cariño:

José Luis

PD: Se ha ofrecido esta carta al programa radiofónico "No es un día Cualquiera", de Radio Nacional de España, programa en el cual colaboraba Forges, y del cual es seguidora La Pluma, por si estiman oportuna su difusión.

José Luis Meléndez. Madrid, 24 de febrero del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

19 de febrero de 2018

El genoma


La sociedad del “bienestar”, es consecuencia del malvivir de sus ciudadanos

Se avecinan malos tiempos para los futurólogos y los adivinos. Porque el genoma, o mapa genético de cada persona, podrá facilitar en un futuro no muy lejano, la predisposición que tiene cada individuo de contraer determinadas enfermedades. Nuestro estilo de vida actual, ha alterado la arquitectura de los genes contenidos en nuestras células. El estrés, el creciente sedentarismo, así como una alimentación inapropiada, unidos a las escasas horas de sueño, son factores que han contribuido al desarrollo de nuevas patologías.

Las infecciones que hasta hace años, eran la principal causa de mortalidad, han sido superadas por las patologías cardiovasculares, el cáncer y la diabetes. Para combatir estas enfermedades, la medicina nutrigenómica (rama que estudia los efectos entre la alimentación, y la genética humana), invita al hombre actual a reconciliarse con su cuerpo, y a comer en función de la información contenida en nuestros genes, por medio de la prescripción de dietas personalizadas. Lo curioso del tema, es que estas enfermedades actuales, afectan de una manera especial, a las clases más bajas de los países desarrollados. Es decir, la mal llamada sociedad del “bienestar”, es consecuencia del malvivir de gran parte de sus ciudadanos. Y lo verdaderamente contradictorio, es que algunos médicos, pertenecientes a esta rama, recomienden comer de todo con moderación. Ya me dirán entonces, qué sentido tiene, someterse a dicho programa. Si los médicos no predican con el ejemplo, y son tan laxos con sus recomendaciones, ¿con qué motivación van a seguir éstos, sus respectivos tratamientos?

Cabe por lo tanto recordar que los intentos de esta ciencia de vanguardia, es corregir estos hábitos alimenticios, y adaptarlos a la vez, a nuestra información, y a nuestra predisposición genética. Pero antes de poner en práctica esta técnica preventiva y revolucionaria, la sociedad deberá tratar de forma abierta este debate, con el propósito de ir incorporando nuevos profesionales, y de adaptar el actual marco jurídico, con el fin de ir despejando preguntas, como si por ejemplo, es legal acceder al genoma de un recién nacido, sin su consentimiento. O si es procedente que una compañía de seguros, solicite al cliente esta información personal, antes de contratar la póliza. Por no decir, que profesional médico va a ser el encargado de explicar esta información tan sensible a su propietario.

El esfuerzo de estos profesionales sinceramente es encomiable, pero cabría preguntarse, si la alimentación por sí sola, será capaz de conseguir sus objetivos. Para ello se hará imprescindible reforzar dicha técnica, con otro tipo de medidas que combatan el estrés, por medio de técnicas de relajación como el yoga, o de determinados ejercicios específicos, adaptados a cada caso. Para ello será necesario que la clase política se conciencie, y facilite a los ciudadanos una vida menos estresante y más conciliadora.
El estudio del genoma, no debiera servir solo para hundir psicológicamente al paciente con sus miserias, sino que debiera detectar también las potencialidades de la persona, con objeto de motivarla lo suficiente en el seguimiento de este interesante proyecto. Se trataría en definitiva, de contribuir a hacer en el futuro, una sociedad más feliz. No cabe duda que la implantación de este programa, al sistema público de salud, ahorraría muchos gastos, a las deterioradas cuentas de la Seguridad Social.

El futuro suele llegar más pronto de lo que pensamos. Por eso, no sería extraño imaginar que dentro de unos años, nuestro historial médico tuviese incorporado un archivo con nuestro genoma. La medicina también tiene sus fallos, motivo por el cual, será de vital importancia establecer las correspondientes medidas de control, y de seguridad, antes de informar al hipotético enfermo.

¿Se imaginan que después de una vida a dieta, de vivir y ser tratado como un enfermo imaginario, se entera que el estudio de su genoma, es el de otra persona?

José Luis Meléndez. Madrid, 4 de marzo del 2017

12 de febrero de 2018

La deuda social

La única forma de saldar la deuda social de las mascotas, es reconocer y ampliar sus derechos

La sociedad sigue sin reconocer la gran labor social que aportan las mascotas a sus ciudadanos. Una actitud injusta, dolorosa y discriminatoria  para los animales y las personas que los acompañan. La situación adquiere un matiz más dramático, vergonzoso e inaudito, si se tiene en cuenta que los animales realizan su labor de una forma gratuita y desinteresada, lo cual constituye una clara señal de desprecio hacia la grandiosa obra social que realizan estos asistentes sociales. Una labor sin horarios ni derechos como la que están acostumbrados a hacer los humanos.

Hace unos días, un centro comercial madrileño, le negó la entrada a David, un niño de 14 años, que padece ceguera cerebral, por ir acompañado de su mascota, “Killer”, un yorkshire de dos años. La situación tiene además un agravante, porque David es multidiscapacitado, lo cual ha supuesto una discriminación con respecto a otros colectivos que sí que pueden acceder a estos recintos, y que presentan un menor grado de dependencia emocional.

Una parada respiratoria sufrida con tan solo tres meses de vida, le produjo  una parálisis cerebral. Desde entonces, David no ve ni puede hablar. Su situación personal y su visión parcial le impide reconocer la identidad de los objetos y de las personas que merodean a su alrededor. La única información que le une al mundo es la que recibe a través del oído.

Cuando David acudió al centro comercial acompañado de su padre, Oscar Dorado, el vigilante de seguridad, amparándose en las normas del centro, impidió la entrada a esta familia. Y eso teniendo en cuenta que “Killer” viaja en todo momento en las piernas de David, que debido a su situación, se ve en la necesidad de pasar la mayor parte del día, en una silla de ruedas especialmente diseñada para él.

La indignación de su padre, Óscar, ante esta situación le llevó a emprender una campaña en Change.org, con objeto de intentar cambiar la normativa en toda la Comunidad de Madrid. La campaña ha superado las 6.000 firmas, y Óscar ha logrado que el establecimiento reconozca su “error de análisis” de la situación, según palabras del centro, ya que su normativa recoge excepciones en caso de que el animal acompañe a una persona con discapacidad.

Según Oscar, David ha recuperado algo de movilidad, ya que se siente más tranquilo y estimulado, desde que “Killer”, llegó a su vida. Ahora solo falta que los representantes políticos actualicen la normativa vigente, y reconozcan de esta forma, los enormes beneficios sociales y personales que estos seres aportan día a día a la sociedad que representan.

Los tímidos y tardíos gestos que algunas ciudades como Barcelona o Madrid han adoptado recientemente, permitiendo el acceso de las mascotas en los medios de transporte públicos, no son suficientes, si se tiene en cuenta que muchos de estos animales, aportan mucho más a la sociedad, de lo que reciben por parte de ella. Y para ello, la única forma de saldar esta deuda social de estas mascotas, es reconocer y ampliar sus derechos.

José Luis Meléndez. Madrid, 11 de febrero del 2018
Fuente de la imagen: Change.org

5 de febrero de 2018

Aparecido

Hola a todos:

Soy un gatito vecino del barrio Santiago Apóstol, más conocido por Manoteras, un barrio de Madrid, situado en la zona noreste de la ciudad, en el distrito de Hortaleza.

No sé como llegar a los míos, y me imagino lo mal que lo están pasando. Desearía por favor que compartieseis esta publicación para que alguien pudiera llevarme cuanto antes con mi familia, pues como sabéis está nevando y hace mucho frío en la calle.

Muchas gracias a todos. Espero daros pronto buenas noticias.

Notas:

Buenas noticias. Vecinos del barrio, han confirmado a este blog, la aparición de nuestro amigo. Al parecer el minino apareció a los cuatro o cinco días siguientes de su pérdida. La Pluma Verde agradece a todas las personas su colaboración, y celebra que ya pueda disfrutar de la compañía de los suyos.

Los magos de la tripe "V"

Al parecer lo moral no tiene por qué coincidir con lo legal...

La magia negra es el arte supersticioso por medio del cual el vulgo cree que pueden hacerse cosas sorprendentes y extraordinarias con ayuda del demonio. Y el demonio que según algunos es muy astuto, suele adoptar diversas formas con objeto de pasar inadvertido. El problema es que a la hora del exorcismo, el maligno, como todos los malos en las películas, termina por ser descubierto.

Esto es lo que le ha ocurrido según un artículo publicado por el diario El Mundo (ver imagen), a la compañía automovilística de la triple “V”, más conocida como Volkswagen (VW). La compañía en su día fue condenada a pagar 26.000 millones de dólares en concepto de multas por trucar sus motores, ha vuelto a sorprender al mundo con un nuevo truco tóxico. La “magia del truco” consistía según la empresa en la elaboración de un “test”. El objetivo de este ensayo era demostrar que las emisiones diésel de dióxido de nitrógeno (No2) emitidas por el nuevo modelo de automóvil de VW Beetle, versión actualizada del conocido escarabajo, era menos contaminante que una camioneta Ford del año 1999.

Para ello la empresa tuvo la “amabilidad” de ofrecer a un grupo de humanos, formado por hombres y mujeres (según dicen de forma voluntaria), el gas tóxico emitido por la nueva versión del escarabajo. El grupo estaba formado por veinticinco personas, a las cuales se les aplicó por medio de una cámara instalada en sus vías respiratorias (procedimiento ya utilizado curiosamente en Alemania por los nazis), el gas tóxico que desprendía del tubo de escape, por un espacio nada despreciable de cuatro horas ininterrumpidas. Pero los magos de la triple “V”, no fueron tan amables con un grupo de diez macacos ‘Cynomolgus”, a los cuales  les aplicaron de manera forzosa el mismo truco, durante el mismo tiempo.

El organismo en el que VW delegó la realización de estas vergonzosas y execrables pruebas, es el Instituto Lovelace de Investigación Respiratoria (LRRI), cuya sede se encuentra en Alburquerque, EEUU. La honorable institución ya fue denunciada hasta en seis ocasiones, llegando a pagar 21.000 millones de dólares en concepto de multas. Entre los trucos que esta compañía biomédica realizó en el año 2014, siempre de forma opaca a la sociedad, está el sufrimiento con dolor no aliviado a 431 macacos a los cuales sometió a la inhalación de materiales tóxicos y radioactivos.

De las prácticas realizadas por las compañías implicadas no ha trascendido ningún informe que detalle las reacciones que presentaron las personas y los animales, lo cual no deja de ser llamativo y contradictorio, a tenor de las palabras de Jake McDonald, el científico de Lovelace que supervisó dichos experimentos. Según el Sr. McDonald, los animales se lo pasaron genial durante las sesiones (“Les gusta ver dibujos animados”). A juzgar por sus palabras el científico se deleitaba, viendo las escenas, mientras las pobres criaturas se intoxicaban.

Lo más grave de los directivos de Daimler, BMW (compañías que al final se distanciaron del proyecto), y Bosch, empresas que apadrinaron el plan inicial, es la declaración conjunta que hacen, por medio de la cual exponen que “el trabajo”, fue acompañado y revisado por un comité prestigioso formado por representantes de reconocidas universidades e institutos de investigación, ante lo cual alegan que se trató de una acción legal. Da lo mismo que no fuera moral. Porque al parecer lo moral no tiene por qué coincidir con lo legal. Una forma absurda de justificar el terrorismo industrial.

Lo verdaderamente indignante es que toda la toxicidad y el daño causado a las víctimas no ha servido para nada, ya que los resultados obtenidos, han revelado que la irritación provocada en las vías respiratorias de los simios por las emisiones del motor del nuevo escarabajo diésel, fue mayor que la producida en la camioneta Ford, veinte años más antigua, motivo por el cual la compañía ha ocultado durante estos años dichas pruebas y resultados.

La investigación que ha sido posible gracias a el abogado estadounidense Michael J.Melkersen, descubridor del experimento, que se ha encargado de sacar el diablo del cuerpo de la compañía, y de medios como el New York Times que ha destapado el caso, y el diario alemán Bild, que se ha hecho eco de la información. La noticia se ha cobrado de momento la dimisión de Thomas Steg, apoderado general y director de relaciones institucionales de VW.

Es fácil imaginar lo que sentirán a partir de hoy los propietarios de vehículos que conduzcan esta marca y lleven a sus mascotas en sus vehículos, al contemplar el logotipo antes de entrar en el interior de los mismos. De lo que se puede estar seguro, es que muchos de ellos disfrutarían viendo la cara de estos primates cuasi humanos sin escrúpulos al contemplar como descienden las cifras de venta de la marca. Es posible que “disfrutarían mucho más” que los macacos a los que torturaron, mientras se les invitara amablemente a visualizar una sesión monográfica de escarabajos reales, mediante la cual se les enseñase a amar a los animales. Y quizás muchos usuarios después de conocer este lamentable antecedente, se pregunten qué derecho moral tiene esta empresa a la hora de a comercializar un modelo con la forma animal de estos adorables insectos.

El experimento de los horrores no solo puede volver a dañar la imagen de VW, sino que puede salpicar a las otras marcas patrocinadoras del proyecto, cuyo objetivo según el New York Times, era preservar los privilegios fiscales de combustible diésel en contraposición a las directrices de la ONU. El 26 de febrero, tendrá lugar el juicio iniciado por el abogado J. Melkersen, en Fairfax County, en el estado de Virginia, EEUU. El letrado actuará como representante de 300 personas que se han querellado contra VW. Los representantes de la compañía, tendrán ocasión de pedir disculpas por las atrocidades cometidas. Y si les queda algo de vergüenza podrán liberar a los macacos a su ámbito natural.

José Luis Meléndez. Madrid, 4 de febrero del 2018
Fuente de la imagen: Commons.wikimedia.org

29 de enero de 2018

Transgénicos

El ecologismo debería de tener en cuenta la supervivencia humana, de la misma forma que lo hace con otras especies en vías de extinción

En la actualidad, el hombre está más preocupado por lo tóxico, que por lo impuro. Lo impuro entonces estaba reservado al espíritu y al cuerpo. Las cosas eran buenas, pero la mayoría de los hombres eran malos por naturaleza. Lo impuro tiene lugar cuando se produce una mezcla de partículas extrañas a un cuerpo o materia, y lo tóxico se aplica a las sustancias venenosas. Que algo sea impuro, no implica que sea tóxico. Por ejemplo, el agua del mar contiene determinadas impurezas, como la sal, pero no es venenosa.

Hoy los médicos curan la toxicidad del cuerpo y de la mente, los sacerdotes la del alma, y los ecologistas la de la naturaleza. La pregunta es: ¿existe en la actualidad más toxicidad que en la antigüedad? Si nos atenemos al mayor número de habitantes que tiene el planeta, y consideramos lo poco que nos importa su estado, podemos deducir (desde el punto de vista físico), que este conjunto de partículas celulares llamado hombre, puede enfermar si entra en contacto con otras partículas externas. Tal es el caso de las infecciones. El hombre sigue siendo igual de impuro, pero más tóxico en términos espirituales, cuando es capaz de contaminarse y envenenarse a sí mismo y a los demás.

El transgénico, es un organismo al cual se le añade un gen por medio de un proceso de ingeniería genética, y que normalmente suele ser de la misma zona. De esta forma se le confiere al organismo resultante una mayor resistencia ante determinadas enfermedades, plagas, así como a factores climatológicos adversos. Desde su aparición en los años noventa, y, ante la falta de estudios científicos rigurosos, el consumo de los transgénicos, ha levantado diversas suspicacias en los consumidores. Su uso no se limita exclusivamente al sector alimentario. El sector textil (ropa), y el sanitario (compresas y productos de higiene), representan una importante porción del pastel, si se tiene en cuenta, que más del cincuenta por ciento de algodón europeo, es transgénico.

El reino vegetal, no es el único en el cual se aplican estas técnicas transgénicas. Antes de que el agricultor empezase a hacer uso de ellos en la última década del siglo XX, los ganaderos y criadores, ya utilizaban en el mundo animal, un método de reproducción similar denominado hibridación. El método se sigue utilizando en la actualidad, y consiste en la mezcla o apareamiento de razas o especies distintas. Por medio de este mestizaje, se consiguen rendimientos superiores a los de la raza primitiva. Existen ejemplos como el toro de Lidia, el Bulldog francés, etc.

La industria puede presumir de ser rentable, ya que al ser resistente a determinadas plagas, ahorra gastos y horas de trabajo, a la hora de aplicar herbicidas e insecticidas. Aun así, la normativa europea obliga (al contrario que la estadounidense), a etiquetar los alimentos que contienen OGM (organismos genéticamente modificados). Un proceso que encarece de forma considerable su trazabilidad, debido a los controles adicionales que esto ocasiona. En España el transgénico más utilizado es el Mon810, nomenclatura que hace referencia a Monsanto, empresa norteamericana que lo comercializa. El maíz, es sin duda el transgénico más conocido, debido a que es el más utilizado, y el de mayor contacto directo.

Hace unos años, en julio del 2026, ciento diez premios nobel, pertenecientes a distintas materias, hicieron pública una carta, posicionándose a favor de la producción y comercialización de los OMG. En dicho documento, se hacía especial hincapié en la defensa de los cultivos de arroz dorado, como alimento que ofrece la oportunidad de mejorar y enriquecer la nutrición humana, y defiende la utilización de los transgénicos, como una posible solución a las hambrunas del mundo. Y es que según la ONU, en el año 2050, será necesario duplicar la producción mundial de alimentos, con objeto de satisfacer la creciente demanda de la población del planeta.

El mencionado documento insta a algunos gobiernos a no obstaculizar ni paralizar este tipo de cultivos. Alegan la inexistencia de efectos perjudiciales en la salud humana y animal, y defiende también la tecnología de estos cultivos y la seguridad de estos alimentos. Mucho más dura es la acusación que lanza contra Greenpeace, organización a la que culpan de crímenes contra la humanidad, por estar en contra de los cultivos transgénicos, así como de la utilización de tecnologías como la del arroz dorado. Una actitud que mantiene la organización ecologista, en base a un principio de precaución.
Esta variedad de arroz, según los firmantes de dicho manifiesto, tiene la capacidad de reducir y erradicar un considerable número de muertes, causadas por una deficiencia de vitamina A, muerte que en la mitad de los casos (Unicef habla de entre uno y dos millones de muertes), se produce al siguiente año de perder la vista. Esto es debido, a diferencia de otras variedades, a su mayor contenido de betacaroteno, motivo por el cual en la actualidad se pretende mejorar su valor nutricional, por medio de ensayos clínicos.

Los ecologistas, por su parte, no cuestionan tanto el empleo del maíz transgénico, sino el empleo del glifosato, una sustancia tóxica presente en la composición de los herbicidas que se utilizan en el tratamiento de estas plantaciones. En la actualidad, España es el país europeo con mayor extensión de tierra destinada al cultivo de transgénicos. Las buenas condiciones climatológicas del país, la plaga del taladro, que afecta con especial virulencia a las plantaciones de maíz, y la permisividad del gobierno español, con respecto a estos cultivos, son los principales motivos que contribuyen en gran medida a ello. Como contrapartida, y a diferencia de los productos ecológicos, este tipo de cultivos, no recibe ningún tipo de subvención.

Una demanda, la de los transgénicos, que de manera previsible, marcará tendencia en el corto y en el medio plazo, si se considera la cantidad de personas que habrá que alimentar en el futuro. Más si se tienen en cuenta los importantes retos que tiene el planeta, como es el caso del cambio climático, y los catastróficos efectos que tiene en la producción de las cosechas. Los estudios actuales no han demostrado que el consumo de este tipo de productos, sean perjudiciales para la salud humana y animal. Sin embargo pueden ser muy beneficiosos en el presente y en el futuro para muchas especies. El ecologismo debería de tener en cuenta la supervivencia humana, de la misma forma que lo hace con otras especies en vías de extinción.

José Luis Meléndez. Madrid, 19 de febrero del 2017
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

22 de enero de 2018

Próxima estación...

Ojalá este hermoso gesto colectivo sea un ejemplo a seguir a partir de ahora por parte de las distintas Administraciones públicas

Que los animales no son un capricho, es un hecho que los padres no consiguen trasladar a sus hijos. Ni las innumerables advertencias por parte de las asociaciones animalistas para fomentar una tenencia responsable, ni el colapso que padecen desde hace años las protectoras que velan por sus vidas (principal derecho que todo ser viviente, por el simple hecho de serlo, debería tener), son al parecer motivos más que suficientes a considerar, a la hora de adoptar una mascota. La insistencia comprensible, pero a la vez impertinente e inoportuna del niño en el momento de adquirir una mascota, debería ser inversamente proporcional a la responsabilidad de los padres, a la hora de velar por las condiciones de vida  del animal, hecho que desafortunadamente sigue sin cumplirse en nuestra sociedad.

Lo llamativo, paradójico y vergonzoso, cuando  nos decidimos a adquirir un bien material, es que seamos “invitados” a comprometernos, y a firmar y aceptar multitud de cláusulas y de condiciones, y, sin embargo, a la hora de hacernos responsables de la vida de un animal, el establecimiento en cuestión, no nos ofrezca a nosotros ni a nuestras mascotas, dichas condiciones. Este hecho viene a confirmar lo siguiente: la sociedad se preocupa más por el funcionamiento de nuestros electrodomésticos, que por la vida de nuestras mascotas. No existe mejor ejemplo que pueda ilustrar esta afirmación, que la del siguiente caso que nos ocupa.

En el año 1992, la empresa pública ADIF (Administración de Infraestructuras Ferroviarias), inauguró el jardín tropical de la estación de Atocha. Muy pronto algunos tutores de mascotas arrepentidos, encontraron en el estanque situado en el interior de dicho enclave, la excusa y el lugar apropiado para depositar a sus tortugas. Según los especialistas, uno de los motivos de dicho abandono, es el rápido crecimiento de estos reptiles. Con el paso de los años, el estanque que gozaba de la simpatía de los visitantes, con los años pasó a convertirse en la casa de los horrores. La situación aún hoy en día ha llegado a ser tan surrealista y execrable, que mientras los curiosos se acercan relajados a contemplar las tortugas en su tiempo de ocio, los mismos animales pueden llegar a comerse unos a otros, como consecuencia del estrés al que están sometidos.

Ya en el año 2016, Sergio García, uno de los portavoces de FAPAM (Federación de Asociaciones de Protección y Defensa Animal de la Comunidad de Madrid), definió en los siguientes términos la situación en la que se encontraban dichos animales: “Hay ejemplares con mutaciones (canibalismo), que se comen los unos a los otros. Están estresados”. Las causas de dicho canibalismo se entienden si se tiene en cuenta que el 80% de las 300 tortugas de las que actualmente consta el estanque, están consideradas especies prohibidas, según el catálogo español de especies exóticas o invasoras. Entre las más numerosas se encuentran la tortuga de Florida, o el galápago americano. Estas especies territoriales y vegetarianas se han convertido en predadores en un espacio limitado (las tortugas viven hacinadas unas encima de otras), sobresaturado de ejemplares, en el cual no existe comida para todos, según palabras de Antonio Mañas, fundador de la plataforma “Atocha se muere”. Se estima según esta plataforma en un informe que ADIF proporcionó a la misma, que el índice de mortalidad era entonces de cinco tortugas al día, es decir, 60 tortugas al mes.

El problema es que la comida que la gente proporciona a estos animales, no es la apropiada, añade Mañas. Gracias a la implicación de la plataforma y a su labor de sensibilización social a través de campañas en Change.org (a las cuales se sumó La Pluma Verde), “Atocha se muere”, logró reunirse con los responsables de ADIF, y ésta a su vez, llegó a contactar por medio de Change.org con este blog, alegando en todo momento que lo que pretendía era buscar una solución consensuada con las demás partes, y no la expulsión de los animales.

Los responsables de ADIF, propusieron como alternativa el cierre del estanque, e incluso llegaron a exponer carteles disuasorios, que no consiguieron los objetivos propuestos: “Cuidemos las instalaciones. Prohibido abandonar animales. El abandono es delito”. Las protectoras por su parte eran más partidarias de impedir el acceso al público para evitar el abandono de tortugas y de peces. Desde la plataforma se propuso el traslado de dichas especies (propuesta que en si día expuso La Pluma Verde a ADIF), con objeto de evitar su eutanasia.

Durante estos años ADIF ha proporcionado alimentación, veterinario, e higiene a los animales. Hace días la empresa ferroviaria ha llegado a un acuerdo de cinco años con el Ayuntamiento de Navas del Rey, municipio situado al oeste de la capital. El consistorio de dicha localidad ha cedido espacio para estos reptiles, y construirá una laguna para alojarlos en el Centro de Fauna y Naturaleza José Peña. Por su parte ADIF invertirá 50.000 euros para su traslado, reubicación y mantenimiento. El lugar que actualmente ocupan las tortugas será pavimentado. ADIF prevé transformar dicho espacio en un punto de “educación medioambiental y actividad cultural”, con una posible zona que exponga la historia de dicho espacio desde sus orígenes.

Hace unos días el Consistorio madrileño, con motivo de la limpieza del lago de La Casa de Campo,  decidió “eutanasiar” a 14.000 peces entre carpas, carpines, percasolas y gambusias que vivían en sus aguas, en lugar de considerar su traslado a otros ríos caudalosos o lagos de Europa, donde estas especies viven sin ningún problema. PACMA (Partido Animalista Contra el Maltrato Animal), propuso en su programa electoral la modificación de esa Ley del Patrimonio Natural en lo referente a especies invasoras, en especial a la matanza de animales como método de control, para evitar el exterminio de este tipo de especies.  El origen de este carpicidio, según el Partido animalista, viene de los años ochenta: “el ayuntamiento madrileño decidió convertir ese lago en un lugar de pesca y pensó que el animal ideal es la carpa, porque es un muy confiado y acude a todo tipo de cebos, así que es de los más fáciles de pescar. De esa manera, trajeron desde el Parque del Retiro cientos de carpas con tamaños entre los 250 gramos y los 5 kilos, lo que demuestra que el traslado entre diferentes lugares es posible siempre que se quiera hacer”.

Han hecho falta 26 años para que la sociedad se haya mirado a sí misma en las aguas de este estanque. Gracias a los esfuerzos de ciudadanos anónimos, de asociaciones animalistas, y de la empresa pública, se ha llegado a un final feliz para todos. Ojalá este hermoso gesto colectivo entre la sociedad civil, y la empresa pública, sea un ejemplo a tener en cuenta a partir de ahora por parte de las distintas Administraciones Públicas. La buena noticia es que la  próxima estación de estos quelonios ya existe y tiene un nombre: Navas del Rey. Un municipio con resonancias reales en el cual las tortugas podrán vivir dentro de poco como auténticas reinas. Lejos de las miradas cómplices y obscenas de aquellos que creyeron que aquella charca era su paraíso. Y tal vez cuando llegue ese momento, muchos se sientan al no poder contemplarlas ni notar de cerca su compañía, tan abandonados como durante tantos años lo estuvieron ellas.

José Luis Meléndez. Madrid, 20 de enero del 2018.
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org