Translate

26 de diciembre de 2017

Elecciones atípicas

La aplicación del 155, le ha dado más alas al soberanismo de las que tenía, y ha hecho que Puigdemont solo desde Bruselas, haya hecho una mejor oposición, que todo el equipo de Rajoy desde España

Los resultados electorales, han sido los que son: ni buenos, ni malos. Porque no es la voz democrática de los ciudadanos la que ha de cuestionarse, sino las políticas que se lleven a cabo a partir de ahora, entre la Generalitat y el Gobierno de España. Los ciudadanos españoles, catalanes y europeos, esperan esta vez que las instituciones españolas e internacionales acepten los resultados, los encajen democráticamente, y establezcan a partir de ahora los puentes necesarios para llegar a acuerdos a través del diálogo, en lugar de utilizar el monotema como una cortina de humo que impida ver y atajar los demás problemas de Estado que tiene España, desde hace años.

Resulta sorprendente que las primeras palabras del señor Rajoy, hayan sido a modo de advertencia, las mismas que en anteriores ocasiones: “El Gobierno está dispuesto a hablar dentro de la ley”, cuando de lo que se trata es de reformar ésta a través de La Constitución, y adaptarla al nuevo escenario político y social por el que atraviesa España. El clamoroso descalabro del Pepé, viene a constatar el profundo malestar de los catalanes ante la falta de diálogo por parte del Gobierno central. El gobierno de Rajoy & Asociados, ha optado más por la aplicación de la ley, que por la del diálogo. La judicialización de la política, y el síndrome del bufete del Presidente, además de fracasar, han empeorado las cosas.

El votante mayoritario, ha optado por el voto seguro (ERC y PDeCAT), y ha penalizado a las fuerzas constitucionalistas (a excepción de Ciudadanos), con disposición a actitudes y pactos ambigüos y poco creíbles como han sido los ofrecidos por el Psoe, o En Comú Podem. Ciudadanos, sin embargo ha sabido aprovechar esta situación de debilidad, y ha aprovechado la “poca credibilidad” de Iceta, según palabras de Albert Rivera. También a diferencia de las demás fuerzas constitucionales, ha sabido ofrecer un proyecto antisoberanista, clarificador y programático, como es el de establecer pactos con las demás fuerzas que defienden la Constitución.

Los catalanes en esta ocasión, han optado por una salida civilizada a través del diálogo, lejos de declaraciones unilaterales o cientos cincuenta y cincos. Por ello han penalizado a las formaciones más extremistas desde el punto de vista ideológico, como son la CUP y el PP, y han bloqueado de antemano la formación de un previsible tripartito constitucionalista. El Partido Popular en manos de Rajoy (contrario en sus inicios a la aplicación del Artículo 155), ha caído en la trampa mortal de Albert Rivera,  precursor de la aplicación de dicho artículo, y ha pagado sus consecuencias, con  los pésimos resultados obtenidos. Resultado: la aplicación del artículo 155, le ha dado más alas de las que tenía el Soberanismo, y Puigdemont solo desde Bruselas haya hecho una mejor oposición que todo el equipo de Rajoy desde España.

El perfil duro de Albiol (como el mismo ha reconocido), y la participación de Rajoy (candidato nacional) en la campaña, a buen seguro han tenido algo que ver en los resultados de la formación azul, ante la animadversión que provocan dichos candidatos, de manera especial en Cataluña. Los candidatos constitucionalistas, a excepción de Rivera, se han caracterizado por el vacío de contenidos y programas. Se ha evitado hablar del 155, para no entrar a su vez, en su difícil y complicada justificación, lo cual han pagado en sus resultados electorales. La formación de Rivera, a través de Inés Arrimadas, ha sabido ofrecer un proyecto antisoberanista para acabar con el Procés, dejando claro que con las únicas fuerzas que pactarían serían con las fuerzas constitucionalistas.

La lectura que hagan los soberanistas (ERC y PDeCAT) de los resultados, será determinante a la hora de la negociación. Ambas formaciones deberán reconocer en primer lugar, que la fuerza más votada dentro del bloque soberanista, ha sido el nacionalismo (PDeCAT), frente al republicanismo de ERC como segunda fuerza. Por otro lado deberán considerar y tener en cuenta que las pasadas elecciones, no han supuesto un referéndum sobre la independencia de Cataluña, en el cual sería imprescindible la participación de todos los españoles (según La Carta Magna), si de lo que se pretende es llegar a un entendimiento con El Estado, que fructifique en un acuerdo.

La equidistancia entre la Monarquía y la República, deberá pasar por varias etapas, como son en primer lugar la normalización de las relaciones deterioradas, empezando si es preciso con fórmulas como la mediación. Solo una vez normalizadas las relaciones, podría pasarse a una segunda fase de negociación en la cual se abordase mejorar la calidad democrática de las instituciones, a través de la concesión de paulatinas competencias, a cambio de un mayor compromiso con El Estado, con objeto de recuperar la confianza perdida entre ambas instituciones.

En definitiva, ha sido una campaña atípica, en la que ha habido y aún existen representantes soberanistas en el exilio, y presos entre los cuales se encuentran los líderes de ambas formaciones (Puigdemont y Junqueras), los cuales tienen causas abiertas que podrían dificultar el desempeño de sus cargos, y provocar más inestabilidad y movilizaciones en las calles, que podrían llevar a Cataluña a nuevas elecciones a mediados del 2018.

Se le abre al Pepé otro frente, esta vez a nivel nacional, como es el ascenso de Ciudadanos, y una más que posible crisis interna con la primera dimisión por parte del de Juan Arza, Secretario de Estudios del PPC, al considerar que el partido necesita una "renovación urgente". Una situación que puede ir en aumento, si los conservadores siguen enrocados y obstinados en su caparazón justiciero, y en su aversión al diálogo, tics propios de las mayorías absolutas del pasado. Y si los agoreros de siempre les ayudan a ello.

Algo de razón tenía Puigdemont (y habrá que reconocérsela), cuando decía: "así no".

José Luis Meléndez. Madrid, 26 de diciembre del 2017
Fuente de la imagen: wikimedia.commons.org

11 de diciembre de 2017

Los grandes olvidados

La bondad quedará relegada de forma exclusiva a los humanos, y los animales y las plantas, serán sacrificados, para nuestro deleite decorativo y gastronómico

Son los grandes olvidados de los incendios. Los más vulnerables e indefensos. Los animales domésticos mueren cercados o amarrados. Los que campan libres, y logran escapar, huyen despavoridos y desorientados, intentando volver con sus familias a sus guaridas. Las especies que viven bajo tierra, como los reptiles, los topos, los roedores o los conejos, quedan atrapados por el fuego que cubren sus casas y mueren asfixiados y "horneados" en el interior de sus madrigueras.

Hace más de una década, gran variedad de flora y de fauna marina desaparecieron de las costas gallegas, como consecuencia de la actitud irresponsable del hombre. Todo el mundo recuerda las imágenes de las gaviotas y de los peces aún con vida, cubiertos de chapapote, atrapados e inmovilizados por la viscosidad y el fuerte olor del petróleo. De la muerte lenta y agónica de multitud de animales y de plantas, que provocó la catástrofe del Prestige.

La escasa implicación, y la pésima gestión de la catástrofe por parte de la Administración de entonces, hicieron que los gallegos, ecologistas y voluntarios procedentes de toda España, acudieran a limpiar las costas gallegas. Hoy gracias a la entrega generosa y altruista de aquellas personas, ese mar limpio les recuerda y les devuelve agradecido el reflejo de sus rostros, a todos aquellos que entonces se acercaron a sus orillas. Pero nunca olvidará las largas ausencias, las prolongadas tardanzas, ni las frías comparecencias e indiferencias institucionales.

Nadie imaginaba que 15 años después, las mismas Administraciones (autonómica y central), iban a verse de nuevo superadas en sus competencias, ante la propagación de numerosos focos de incendios provocados, que han tenido lugar este verano. Muchos españoles y gallegos, han vuelto a sentir la rabia y la impotencia que produce el ver como en unas horas, se pierden los esfuerzos de toda una vida: granjas, casas y vidas humanas. Como la que entregó Marcelino Martínez, vecino de Carballeda de Avia (Ourense), al intentar salvar su rebaño de ovejas.

Una vez más, la sociedad civil, representada en esta ocasión por un grupo de 25 voluntarios, se ha dado cita en el mes de octubre en Ponte Caldelas (Pontevedra). Entre los objetivos de la batida, la busca y en su caso el auxilio, de esas otras víctimas animales, que han logrado sobrevivir a los incendios de hace tres días. Por eso han llevado, entre otros alimentos, en el interior de sus mochilas, pan, fruta, sacos de pienso, verdura, los cuales serán de gran ayuda, para la supervivencia de algunas especies incapaces de encontrar comida en un bosque ennegrecido y desolado por las llamas.

Desde Madrid, adelantándose a la burocracia política, han llegado ese mismo día, responsables de PACMA (Partido Animalista Contra el Maltrato Animal), para sumarse a la expedición, solicitar a la Xunta la suspensión de la temporada de caza, y hacer entrega a dicha Administración de un protocolo de actuación y de evacuación de la fauna (enviado con anterioridad, y sin respuesta por parte del Gobierno gallego).

Hoy día 6 de diciembre, Día de la Constitución, un grupo de la ONG "Amigos de la tierra", ha acudido a la zona carbonizada y devastada por el fuego, para comprobar el estado de la tierra. Dos meses después de la tragedia, la tierra quemada, sigue desprendiendo humo. Los voluntarios han acudido provistos de fardos de paja empaquetados, que han ido colocando en el caudal seco de los ríos, a modo de filtros, con objeto de que las próximas lluvias, no contaminen de ceniza la flora y la fauna de la zona.

Lo han hecho en un día tan señalado como el de hoy, para denunciar públicamente el incumplimiento del artículo 46 de la Carta Magna, que en su apartado segundo especifica: "Los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida, y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva". Artículo que añade en su apartado tercero: "Para quienes violen lo dispuesto en el apartado anterior, en los términos que la ley fije, se establecerán sanciones penales o, en su caso, administrativas, así como la obligación de reparar el daño causado". Un apartado, este último, que la justicia no aplica a los terroristas ecológicos, por medio de programas de reforestación.

Se aproxima la Navidad, y muchos ciudadanos, disfrutarán de la compañía de sus seres queridos, entre los cuales pasarán desapercibidas las propias mascotas. Otros en lugar de ir a la montaña o al parque a abrazar un árbol, pagarán de su bolsillo el desgarro, el secuestro, el dolor y la muerte de un árbol que decorará (sic), durante unos días el rincón de una estancia. La bondad quedará relegada de forma exclusiva a los humanos, y los animales y las plantas, serán sacrificados, para nuestro deleite decorativo y gastronómico.

Atrás quedarán historias como la de Lucinda, una pastora alemana que gracias a sus aullidos, y a sus insistentes llamadas con la pata en la puerta, logró salvar este verano en Nigrán (Pontevedra), la casa y la vida de sus tutores, Ana Lauteria y José Pereira. Mientras los esqueletos ennegrecidos de muchos árboles, seguirán posando muertos de pie, víctimas de la política ensimismada de la lenta, cómplice y silente burocracia. Sin mostrar siquiera un mínimo gesto de agradecimiento y de consideración a los españoles que no solo sienten su tierra, sino que además aman su flora, su fauna y su gente.

José Luis Meléndez. Madrid, 6 de diciembre del 2017
Foto: wikimedia.commons.org.

PACMA saca a la luz las “Luminarias”, un festejo desconocido en España, en el que se obliga a los caballos a atravesar grandes hogueras “para su purificación”.

1 de diciembre de 2017

El perdón sincero

El perdón verdadero, además de ser pleno, ha de estar supeditado a la sinceridad

En la infancia nos enseñaron que la acción de perdonar era un acto sano, propio de personas dotadas de un corazón noble. Aquel que perdonaba, era considerado un ser bueno, dotado de ciertos valores. Perdonando uno se sentía mejor persona. Una coartada perfecta esgrimida para el yo, el cual intentaba por todos los medios reconciliarse con el universo, antes incluso de que este le presentara sus respectivas disculpas.

El día 27 de junio de 1995, el empresario, abogado, médico y economista, Publio Cordón fue secuestrado por los GRAPO (Grupo de Resistencia Antifascista Primero de Octubre), mientras practicaba deporte en las inmediaciones de su domicilio, ubicado en la provincia de Zaragoza. El 17 de agosto, la familia cumple su palabra, se desplaza a Francia, y paga los 400 millones de pesetas que reclamaba la banda terrorista. Horas después, Enrique Cuadra Echeandía, integrante del comando, haciendo una vez más gala de su sangre fría, contacta con la familia, para informarle de su puesta en libertad, ese mismo día.

La realidad, como cinco años después confesó al ser detenido, Fernando Silva Sande, responsable de los GRAPO, es que Publio Cordón, murió antes del pago del rescate. El empresario, según declaró, cayó herido por una de las ventanas de la casa, al intentar escapar, en el lugar en donde le retenían. Los terroristas, para evitar ser delatados, en lugar de prestarle auxilio y llevarle a un hospital, le dejaron morir, y enterraron su cadáver en la región montañosa de Mont Ventoux.

En el año 2012, la policía logró identificar la casa francesa de Bron, junto a Lyon, donde estuvo secuestrado Cordón. En un armario zulo encontraron restos de ADN del empresario, numerosas cartas que Cordón escribió a su familia, y marcas (hasta un total de 15), con los que había ido registrando los días transcurridos, por lo que se dedujo que falleció entre el 11 y el 13 de julio.

Hace escasos días, el veinte de noviembre, Carmen Cordón, una de las hijas del empresario, ha acudido a los juzgados de la Audiencia Nacional, y ha presenciado de cerca los rostros de los presuntos asesinos de su padre. Los grapos acusados, Mª Victoria Gómez y José Antonio Teijuelo, para los que la Fiscalía pide 37 años de prisión, por los delitos de detención ilegal, homicidio, y estafa agravada. En la vista, los terroristas, además de negar su implicación en el secuestro mortal, han desperdiciado una vez más la ocasión para facilitar alguna pista sobre el paradero del cuerpo, impidiendo de esta forma a la familia, el entierro digno, y el luto que toda familia necesita, para llevar a cabo su duelo.

Perdonar solo con el corazón, cuando el alma aun afectada, mantiene el vivo recuerdo de tantos años, y tantos momentos de sufrimiento, sin estar aún sanada (perdono pero no olvido), supondría conceder a los agresores un perdón falso e injusto. Porque para que un perdón sea verdadero, además de ser pleno, ha de estar supeditado a la sinceridad. De lo contrario se convierte en una falsa excusa.

Remitir un acto personal no le exime a uno de su falta, de su daño, y de su irresponsabilidad, ni de su perdón social, si como es el caso, existen numerosas personas afectadas. Máxime si además ha existido premeditación en los actos cometidos mantenidos en el tiempo. El problema del perdón, es que en ocasiones se concede a quien no lo merece, y este lo convierte en una excusa, para volver a reincidir, ocasionando de esta forma un grave perjuicio a la sociedad.

Es comprensible por tanto reconocer la incapacidad de la “psique humana para sobrellevar tantos años de mentira y de pena sin redimir”, a la que alude Carmen Cordón, hija del fallecido, en su emotivo e impactante artículo, publicado en el diario ABC, y en El Heraldo de Aragón, el día 21 de noviembre, escrito el mismo día de su cara a cara con los presuntos homicidas de su padre, los cuales no le han dado la necesaria muestra de arrepentimiento que todo perdón requiere.

Unos presuntos criminales que en el peor de los casos, gozarán de un trato, de unos derechos, y de una celda palaciega, en comparación con el zulo en el que durante una quincena mantuvieron preso al secuestrado. Y de una paz que un día arrebataron a los seres queridos de Publio Cordón.

José Luis Meléndez. Madrid, 26 de noviembre de 2017
Fuente de la imagen: wikimedia.commons.org

22 de noviembre de 2017

Promesas incumplidas

Los españoles se han preocupado de la política diaria, pero los políticos han aprovechado el tema catalán, para alejarse aún más, de los problemas de la ciudadanía

La grave crisis institucional por la que atraviesa España, nos ha enseñado algo: hay vida personal, más allá de la actual pesadumbre política. Los ciudadanos, una vez más, han dado una muestra ejemplar de civismo y de responsabilidad, en medio del lamentable y bochornoso espectáculo mediático que han protagonizado algunos de sus representantes.

El español se ha convertido en los últimos meses, en un espectador ocupado en sus problemas, y preocupado por los problemas no resueltos, creados por los encargados de solucionarlos, y que curiosamente llevan el nombre de “políticos”. El ciudadano se ha convertido en un ser social impotente, ante el cariz que han tomado los acontecimientos. El problema ahora no son los de la mayoría de las personas: el problema es el encaje territorial de Cataluña dentro del Estado.

Algunos medios se han empleado a diario a fondo, eclipsando el resto de la realidad y la problemática social, con ediciones diarias monográficas, que han creado tal inquietud, impotencia, y desasosiego en los lectores, en los oyentes, y en los telespectadores, que han llegado (según diversas encuestas), a considerar el tema catalán, como el segundo problema nacional más grave, por delante de otros temas que afectan directamente a los españoles, como son la sanidad o el cambio climático, por poner un ejemplo.

Los ciudadanos han sido informados de manera puntual e insistente, como si ellos fueran los responsables, supieran y pudieran arreglar semejante desaguisado institucional. Los españoles se han preocupado de la política diaria, pero los políticos han aprovechado el tema catalán, para alejarse aún más, de los problemas de la ciudadanía.

Dentro de unos días, comenzará la campaña electoral en Cataluña, y a buen seguro, los distintos líderes, sacarán de sus chisteras los guiñoles de Puigdemont, Junqueras y compañía, como titiriteros en feria, en lugar de ofrecer propuestas y proyectos creíbles y realizables. La magia electoral de las verdades vestidas de mentiras, y de las medio verdades, una vez más, harán su acto de presencia. La única verdad será la de las verdades incumplidas. Como la que Rajoy le prometió hace escasos días a Sánchez y al PSOE, de reforma de La Constitución, a cambio de apoyar el artículo 155 de la Carta Magna.

Por este motivo, hoy muchos catalanes y catalanas, se cuestionen la euforia del Presidente, animándoles a acudir a las urnas. Y tal vez muchos de ellos se pregunten, qué sentido tiene votar a algunos políticos, si entre ellos mismos, son incapaces de cumplir su propia palabra.

José Luis Meléndez. Madrid, 19 de noviembre del 2017
Fuente de la imagen: wikimedia.commons.org

10 de noviembre de 2017

Españolización

Reforma constitucional y del Estatuto: ¿nueva amenaza al catalanismo?

La objetividad es un ejercicio muy sano de sinceridad con respecto a uno mismo, y a los demás. En la política se hace difícil esta práctica, debido a que intervienen una serie de factores ideológicos, que bajo forma de citas prefabricadas, repetidas e interesadas, tienden a distorsionar la realidad, y a impedir una aproximación real a los hechos en sí mismos.

El tema catalán no ha escapado a este “contraprocés”. Por un lado se ha intentado minimizar el problema, y presentarlo como un “conflicto entre catalanes”, más que como un problema de la autonomía catalana con el Gobierno español. Como si el asunto no afectara a españoles y europeos que residen en ambos territorios.

También se ha llegado a afirmar, por parte de algunos líderes, que el Independentismo y en Nacionalismo separan a las personas, dando a entender de esta forma, que las demás fuerzas, y la política en general, no tienen los mismos efectos, entre familiares, amigos, compañeros de trabajo, e incluso dentro de los propios Partidos.

La situación ha llegado a ser tan dantesca por momentos, que algunos políticos, arrebatando la palabra a los congregados, y enarbolando banderas [intentando “coser”, eso sí (todas las banderas dividen)], han acudido a algunas concentraciones a manifestarse contra sí mismos, para reclamar a la sociedad, la unidad que sus propios partidos, no han conseguido por medio del diálogo.

El monotema catalán, ha terminado por polarizar (catalanizar y españolizar) más a la sociedad española. El efecto “patria”, ha decorado los balcones, y en momentos como el 12 de octubre, ha llegado a exacerbar y monopolizar los sentimientos: los catalanes han de sentirse más españoles, y los españoles menos catalanes, vascos o gallegos.

El pueblo catalán ha demostrado ser un pueblo exigente, culto y con una gran sensibilidad democrática. Y los políticos catalanes han correspondido sus demandas, pagando un alto precio político y personal, como consecuencia de su compromiso con los electores. El Gobierno español, ha permanecido sordomudo, y se ha enrocado en “modo español”, olvidando el catalán electoral de antaño, que hubiera ayudado a pensar, a sentir, y a empatizar en aras de un mayor entendimiento entre ambas partes.

No resulta descabellado pensar que antes de activar el artículo 155, el tripartito constitucionalista (PP-PSC, Y C´s), tejiera un pacto de Estado, ante un previsible post escenario soberanista, antes de convocar las elecciones autonómicas del 21 de diciembre. Un pacto constitucionalista que permitirá acometer la reforma Constitucional, y del Estatuto de autonomía (rechazado con anterioridad por el Constitucional, en forma de “artículo 154”), y una amenaza, que de no contar con la anuencia de los catalanes, podría interpretarse por el catalanismo (nacionalista e independentista), como una nueva españolización de las instituciones.

El señor Puigdemont, ha sido señalado estos días como el único responsable actual de esta situación. Una técnica que ha intentado desviar la atención del verdadero epicentro del problema, y de sus efectos colaterales. Hoy muchos catalanes sienten la rabia y la tristeza que provoca la impotencia, cuando ven que algo que se ha hecho tan mal, se esté defendiendo tan bien.

Dentro de escasos días, Cataluña entrará de lleno en campaña electoral. Y todo parece indicar, por el devenir de los acontecimientos, que aunque la sabia realidad continúe señalando el cielo de Cataluña, los tontos seguirán mirando el dedo culpable de Puigdemont.

José Luis Meléndez. Madrid, 9 de noviembre del 2017
Fuente de la imagen: wikimedia.commons.org

31 de octubre de 2017

Las tres plumas

La Pluma en Ristre, es un blog que está formado por tres plumas: La Pluma Azul, La Pluma Verde, y La Pluma Roja.

La Pluma Azul, o pluma genérica, escribe sobre distintos géneros, como relatos, ensayos, cuentos, poemas, etc...

La Pluma Verde, trata sobre temas de ambiente, naturaleza, animales, cambio climático, etc...

La Pluma Roja o pluma social escribe sobre temas sociales, por medio de columnas, aunque también tiene algún poema de este género.

En determinados textos, según la temática, algunas plumas se unen.

José Luis Meléndez. Madrid, 31 de octubre del 2017

30 de octubre de 2017

De aquellos polvos

El nacionalismo, la extrema derecha, el populismo, y el independentismo resurgen con fuerza en Europa como consecuencia de las políticas conservadoras

Las reticencias iniciales del gobierno de Rajoy, a la hora de aplicar el artículo 155, han caído en saco roto ante la insistencia de Albert Rivera, único partidario de una intervención “light”, como reconoció públicamente Pedro Sánchez. Ni la convocatoria de elecciones solicitada por el gobierno a Puigdemont, hubiera sido capaz de parar la ejecución de dicho artículo. El Psoe en última instancia, ha sido más partidario de una intervención “breve y limitada”.

La resultante de todas las presiones (gobierno, oposición, Europa, CUP, ERC, JxSí, e incluso del PDeCAT), ha empujado al President de la Generalitat a someter a votación la declaración unilateral de independencia (DUI), en forma de república. El sector soberanista ha conseguido su propósito gracias a una estrategia bien calculada. La situación ha llegado a tal punto, que el gobierno español, se ha visto en la necesidad de activar y televisar por vez primera el artículo 155 de la Constitución, por la vía de urgencia, para sonrojo de los ciudadanos.

Las primeras medidas adoptadas por el gobierno, se han centrado en la destitución de toda la cúpula de la Generalitat. Como golpe de efecto, el Presidente de Gobierno ha anunciado la convocatoria de elecciones autonómicas en dicha autonomía, con objeto de volver a la normalidad, y a la legalidad vigente cuanto antes. Hoy los indignados, a diferencia de años atrás, portan banderas españolas. El nacionalismo, la extrema derecha, el populismo, y el independentismo, son movimientos que resurgen con fuerza en Europa como consecuencia de las políticas conservadoras, y de la falta de empatía de los líderes europeos.

El señor Jean Claude Juncker, ha manifestado públicamente a través de unas declaraciones recientes, que "no le gusta la idea de una Europa con noventa y ocho Estados independientes". A juzgar por el nacimiento del 15M, y el resurgimiento de otros movimientos, los ciudadanos europeos no deben estar ni sentirse muy contentos desde hace tiempo en el seno de La Unión. Ni tampoco debió ser de su agrado, tener que llevar a cabo, los sacrificios que años atrás venían de Europa, y que aún hoy siguen haciendo. Así que es muy posible que si el señor Juncker no cambia de política, dentro de unos años ya se haya acostumbrado a la aparición de estos movimientos, y no haga este tipo de declaraciones sobre sus gustos personales.

El bipartidismo en España ha sido el caldo de cultivo de algunos nacionalismos, como el vasco y el catalán. Cito textualmente las palabras del artículo “El retroceso del poder central” (Diario El País, 21 de octubre, páginas 22 y 23), firmado por Juan José Mateo: “Tanto Felipe González como José María Aznar, y José Luis Rodríguez Zapatero, llegaron a pactos de investidura con partidos nacionalistas. A cambio estos obtuvieron la gestión de nuevas competencias en estas comunidades” (sic). Como consecuencia de ello hoy “solo el 9% de los empleados públicos en Cataluña, pertenecen a la Administración central”.

Ante esta situación, el Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad “Pompeu Fabra”, advierte al Estado: “van a tener un problema para traducir las decisiones en hechos”, ante la falta de músculo estatal en dicha Comunidad. Como muestra de la falta de estructuras del Estado en Cataluña, el articulista ilustra con un ejemplo los 6000 policías nacionales y guardias civiles desplazados a la zona, que se alojan en tres cruceros atracados en los puertos de Barcelona y Tarragona, en condiciones precarias.

Mucho más explícito es Josep Piqué, Exministro y expresidente del Partido Popular Catalán, en una entrevista en la página siguiente del mismo periódico: "Los gobiernos de España, no han hecho política en Cataluña”, o lo que es lo mismo: los distintos gobiernos, no han sabido vender La Marca España en su propio país, mientras algunos expresidentes se dedicaban a hablar catalán en la intimidad.

Nadie imaginaba que después de la legislatura anterior de los consabidos y estremecedores decretazos semanales, llevados a cabo por el PP, se viera este en la tesitura de ejecutar el artículo 155 de la Carta Magna. El Presidente Rajoy, se ha acostumbrado a conducir la política española (no tanto la de su partido), con el piloto automático de la justicia. Como si los síntomas emocionales del nacionalismo y del independentismo pudieran tratarse judicialmente. Es posible que el gobierno gane la batalla legal al secesionismo, pero la contienda estratégica, la ha ganado el independentismo catalán, al cumplir su objetivo.

Dentro de un mes y medio, el tripartito (si no sufre fisuras), se presentará al Pueblo catalán, y le pedirá su confianza, en un momento en que la volatilidad de las emociones y los recuerdos recientes, pueden arrojar una posible victoria soberanista. Entonces el responsable de ese escenario ya no será el señor Puigdemont. Sería un error imperdonable que como consecuencia de la aplicación de dicho artículo, se crease en Cataluña la inestabilidad social y política que esta región evitó de una forma responsable, por medio de su apoyo institucional al Estado español, durante varias legislaturas.

Entretanto, mientras no desaparezcan las banderas españolas de los balcones, la sociedad española seguirá intervenida emocionalmente y preocupada por las consecuencias del 155. Y con dicho artículo, El Estado se habrá aplicado su propia medicina. Sin caer seguramente en la cuenta, que de aquellos polvos, nos vienen hoy estos lodos.

José Luis Meléndez. Madrid, 29 de octubre del 2017
Fuente de la imagen: Flickr.com

22 de octubre de 2017

Declaraciones e intervención

Los ciudadanos que esperaban de sus representantes una solución a sus problemas, han visto cómo sus líderes se han convertido en un problema para ellos

La decisión de la intervención estaba tomada el día anterior, en la cual se hizo entrega de los Premios "Princesa de Asturias". Un acto al que fueron invitados el Presidente de Gobierno y destacados líderes europeos. Una presencia que ha servido para cerrar filas con el gobierno español, a pesar de la equidistancia inicial, las llamadas al diálogo, en un tema que según los líderes europeos, era competencia exclusiva del Estado español.

No se trataba de independencia “si” o “no”. El objetivo era llegar a un acuerdo consensuado por las dos partes, que lograra desbloquear la situación. Existían varias alternativas (con la correspondiente contrapartida de la anulación de la proclamación de la independencia), que no han llegado a ponerse encima de la mesa, como la reforma del Estatuto de Autonomía, y de la Constitución, a través de las cuales, el pueblo catalán se sintiera actor y partícipe. El gobierno de Rajoy no ha sabido seducir a los catalanes, a través de un nuevo Procés, legal, limpio y transparente. Tampoco se ha ofrecido ningún líder de la oposición para mediar en el conflicto, desde que este estalló, a excepción del de Miquel Iceta a última hora. La crisis política, ha derivado en un problema institucional de Estado.

Si el gobierno de la Generalitat vulneró los principios democráticos de la Cámara, los días 6 y 7 de septiembre, y permitió la celebración del referéndum sin las mínimas garantías, no menos cierto es que el sr. Puigdemont, venciendo las presiones de la CUP, de Europa, e incluso de parte de su partido, llegó a proponer un espacio sin tiempos, para llegar a un acuerdo. Incluso dejó meridianamente claro y por escrito, en la contestación al segundo requerimiento que su grupo no había votado declaración alguna de independencia. Poca disposición se muestra a un diálogo sincero, si el primer gesto que se ofrece a la otra parte es vestirse con la toga del artículo 155, y se le acompaña de una pregunta escueta en forma de test, con la respuesta de un monosílabo.

Hace apenas seis años el Pueblo Español, salió de forma pacífica a las calles como respuesta a las políticas antisociales del Partido Popular, y demandando soluciones a sus problemas. Eran ciudadanos que se sentían ignorados e indignados. Los ciudadanos españoles llevan años acudiendo por parte de los líderes de las principales formaciones más representativas del país, a una serie de declaraciones diarias, públicas y televisadas. Esto evidencia la falta de diálogo y la escasa voluntad que emplean en resolver los problemas de Estado que afectan desde hace años a la sociedad española. En lugar de reunirse con el señor Puigdemont, las veces que haga falta, se le emplaza a acudir al Congreso, mientras se dialoga fuera de la Cámara con las demás fuerzas del arco parlamentario. Esta negativa, lamentablemente, no solo afecta al señor Puigdemont y al resto de catalanes, sino al resto de españoles que día tras día, preocupados e impotentes asisten a un nuevo capítulo de los ya habituales desencuentros institucionales. De esta forma, los ciudadanos que esperaban de sus representantes una solución a sus problemas, han visto cómo sus líderes se han convertido en un problema para ellos.

La activación del artículo 155 el día 21 de octubre, abre un nuevo escenario que marcará la Historia de los próximos años, si el señor Puigdemont no convoca elecciones autonómicas. Pero más que el artículo constitucional en cuestión, quedará por ver si son constitucionales y democráticas, las medidas que de él se aplican, y con los que pretende en apenas seis meses el señor Rajoy solucionar lo que no ha logrado en más de una legislatura y media, con el apoyo del PSOE y de Ciudadanos. Desde un amplio sector de la sociedad se cuestiona la aplicación de dicho artículo no ya por su momento tardío, sino por la efectividad y las consecuencias que de él puedan derivarse, si se tiene en cuenta el alto porcentaje de la sociedad catalana que está favor de la secesión. Lo paradójico y a la vez inaudito de la situación “ilegal”, una vez aplicado el artículo 155 de la Constitución, es que la forma de aplicarlo evoca el ambiente preconstitucional antes de la llegada de la democracia a España. ¡Cuánto sufrimiento se hubieran evitado los ciudadanos, si se hubiera defendido en su día, con el mismo ainco, el artículo 135 de la Carta Magna!

El tripartito constitucional y democrático ha tardado menos tiempo en ponerse de acuerdo para aplicar el artículo 155, que para formar gobierno, ha desoído las peticiones de diálogo de un amplio sector de la población, y ha preferido no consultar con las respectivas bases de sus partidos, la aplicación de dicha medida. El señor Rajoy le pide además al señor Puigdemont la normalidad que no ha demostrado su partido, y la legalidad que le ha faltado a muchos de sus miembros. La autonomía, ha declarado el señor Rajoy, no está suspendida. De lo que no debe estar muy seguro ni él, ni el tripartito intervencionista, es que la decisión de intervenir la autonomía catalana, vaya a ser aprobada en un futuro, en función de sus efectos, por la mayoría de españoles (los exámenes se aprueban una vez hechos, no antes).

Un buen político, no necesita llegar al punto de tener que aplicar una ley nacional por la vía de urgencia. Le sobra con el diálogo. Nadie se imagina a Adolfo Suárez, encarcelando a Santiago Carrillo, por haber actuado en su día al margen de la ley. Las batallas se saben cómo empiezan, pero nunca como acaban, dice un dicho popular. El tiempo dirá a los ciudadanos si esta era la vía más adecuada, y si la aplicación “light” que el equipo médico del tripartito constitucional, fue una intervención "ambulatoria" o un ingreso hospitalario, largo y doloroso, que en su momento requirió de algo de anestesia, y un mínimo de estrategia.


José Luis Meléndez. Madrid, 21 de octubre del 2017
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

13 de octubre de 2017

155 palabras

El señor Rajoy está dispuesto a intervenir Cataluña, después de haber permanecido impasible durante estos años

"Sin ley no hay democracia", exclamó ayer en el Congreso de los Diputados el Presidente del Gobierno, al señor Iglesias. Con esta afirmación, el señor Rajoy, confirma su indisposición a hablar dentro del marco que según él, la ley le otorga (todas las leyes en su fase inicial son ilegales, hasta que son aprobadas).

A estas alturas, uno se pregunta si el PDeCAT, la CUP, Y ERC, son partidos ilegales. Que las propuestas no se ajusten a derecho, no le excusa al presidente de su obligación de escuchar cualquier tipo de propuestas encaminadas a desbloquear la grave situación por la que atraviesa España.

A tenor de la lógica puesta de manifiesto en la escueta y socorrida cita Rajoniana, se puede concluir por tanto, que no fueron demócratas, aquellas personas que durante el Franquismo lucharon en la clandestinidad (al margen de la ley), para traer la democracia de la que ahora disfrutamos todos, incluido el señor Rajoy.

Peor que el nacionalismo de una región, es el patriotismo de una nación, le ha venido a replicar el diputado nacionalista Aitor Esteban, al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en vísperas del día de La Hispanidad. Un día por cierto, en el cual no han acudido a la Fiesta Nacional, los diputados nacionalistas de Navarra, País Vasco y Cataluña.

Le ha faltado al señor Rajoy y al Partido Popular, un mínimo grado de autocrítica y de responsabilidad, ante la pasividad manifiesta ejercida durante la Legislatura, con respecto al tema catalán, y le ha sobrado al PSOE y a Ciudadanos, la complicidad, la objetividad y la gallardía suficientes para recordárselo a dicho grupo en la Cámara.

Una actitud hasta cierto punto comprensible, si se tiene en cuenta que los políticos hablan más de lo que dialogan, y dialogan más de lo que se escuchan (el arte de la oratoria no incluye la facultad de escucha). El discurso parlamentario ha perdido la erótica parlamentaria de antaño: sus tics, sus toques, y aquellos guiños con los cuales se pretendía y conseguía seducir al otro, para provocar acuerdos. Eran los "ritos de apareamiento" a los que aludía Xavier Arzalluz.

Ahora en el Congreso se platica, se suplica, y se despotrica, y se ha perdido con la llegada de la nueva y joven generación, el arte de la palabra. El Congreso, como demostraron los Padres de La Constitución, no es el lugar apropiado para llegar a acuerdos. Si lo son por el contrario aquellos sitios en los que reina un ambiente distendido, existe igualdad de tiempos, y se está al margen de la solemnidad, la pomposidad y la rigidez que impone el ritual político y litúrgico.

La comunicación es uno de los pilares fundamentales de la política, y de las relaciones humanas. Sin dialogo no existe entendimiento, y sin acuerdos, son inviables los proyectos. El señor Puigdemont ha firmado la Independencia de Cataluña, pero no la ha proclamado. La ha dejado sin efecto, de manera temporal (con el correspondiente enfado de la CUP), con objeto de abrir una nueva etapa de diálogo. El señor Rajoy ha obviado otra oportunidad, y ha iniciado su "diálogo" a la gallega, con una escueta pregunta cerrada, en forma de requerimiento legal, activando con ello, el artículo 155 de la Constitución, abriendo así un nuevo escenario incierto y de consecuencias impredecibles.

Ni los ciento cincuenta caracteres de Twitter, ni las 155 palabras de diálogo que los españoles le reclamaron a Rajoy, han surtido efecto. El señor Rajoy está dispuesto a intervenir Cataluña, después de haber permanecido impasible durante estos años. Como si sus políticas no fueran responsables del aumento del Populismo y del Independentismo en España.

José Luis Meléndez. Madrid, 12 de octubre del 2017
Fuente de la imagen: commoms.wikimedia.org

9 de octubre de 2017

Seny

Solo a través del Seny, pueden llegar a derribarse los muros ideológicos, sociales y culturales que pretenden separar lo catalán de lo español y lo europeo

Algo falla cuando los principios ideológicos son capaces de fracturar los lazos emocionales que nos unen como seres humanos. Cuando el independentismo se convierte en separatismo y termina por romper relaciones familiares, de amistad e incluso de pareja. Es connatural al ser humano, que en determinados momentos de la vida, éste pierda el control, reflexione, rectifique, y vuelva a reconciliarse consigo mismo y los demás. Lamentablemente España no atraviesa por uno de estos episodios.

Ha fallado la política, la justicia tarda, y está por cumplirse, y las Fuerzas de Seguridad y los ciudadanos han pagado muy caras las consecuencias. La imagen de España se ha visto resentida de una manera sustancial. La ciudadanía, de manera especial los catalanes, están sufriendo en primera persona el cansancio emocional que provoca la impotencia de los hechos, y la profunda tristeza invade el corazón de todos, cuando afloran del recuerdo las duras imágenes de los enfrentamientos entre paisanos del 1-O.

Es posible que muchos de los catalanes que experimentaron la incuestionable y gratificante sensación de votar aquel día, hoy no lo estén tanto, al observar las consecuencias y el cariz que durante estos días está adquiriendo el amago secesionista. Las reservas hoteleras han descendido más de un 30%, y la inversión exterior hace lo propio. La política ha llegado a intoxicar la saludable afición del deporte, y empresas catalanas emblemáticas (Caixabank, Banco Sabadell, Aguas de Barcelona, o Gas Natural, entre otras) que han contribuido al desarrollo económico y social de esa maravillosa tierra, se han adelantado a un inminente escenario soberanista, y han trasladado sus sedes fiscales al exterior, como medida preventiva a los planes aún desconocidos del separatismo catalán. Un escenario anticipatorio y lo suficientemente preocupante, si se tiene en cuenta que estos son solo los primeros movimientos institucionales.

El nacionalismo radical, como sentimiento único y excluyente del sentir europeo, catalán o español, es un absurdo y lamentable anacronismo en una democracia, y en una sociedad avanzada del siglo XXI. La actitud de muchos ciudadanos ha sido consecuencia de una manipulación mediática y de una tergiversación histórica. Los sentimientos de odio inculcados y acumulados durante años, no se han hecho esperar. Se ha hablado mucho de la violencia física de las cargas policiales, y muy poco de la violencia psicológica materializada en los escraches que han sufrido las Fuerzas de Seguridad. Tampoco se ha oído hablar del ciberacoso que han padecido algunos periodistas catalanes y corresponsales extranjeros, por no adherirse en sus informaciones al proceso soberanista. Muchos ciudadanos se preguntan: ¿acaso forma esta “democracia”, parte de la futura república catalana?

A estas alturas del partido, se hace necesario un descanso, con objeto de apaciguar los ánimos, guardar las banderas, escuchar al otro, y con la fuerza negociadora que otorga la proporcionalidad de apoyo social, con la ley en la mano, iniciar un dialogo a través del cual se vayan logrando acuerdos parciales sobre los diversos temas que se han de abordar.

Si se tiene en cuenta la escasa participación de la minoría ruidosa que ha formado parte de las concentraciones de ciudadanos que han tenido lugar tanto en las calles, y alrededor de las urnas, no es difícil llegar a la conclusión de que no han supuesto un escenario, ni un ejercicio real de democracia. La mayoría educada (silenciada y silenciosa), más temerosa que prudente, ha salido por fin este domingo a las calles de varias provincias, para defender los colores comunes que nos han mantenido unidos durante varios siglos, como son la Senyera y la bandera española.

Este fin de semana la mayoría silenciosa, impulsada por sentimientos nobles de hermandad, de madurez, y de responsabilidad, en un gesto de generosidad, han salido a las calles para reclamar diálogo, y para intentar solucionar lo que la política ha sido incapaz de solucionar en sus despachos. La mayoría responsable ha respondido con los mismos colores a una posible e inminente DUI (Declaración Unilateral de Independencia), con una DUF (Declaración de Unidad Fraternal). Porque saben que solo a través del Seny (sentido común), pueden llegar a derribarse los muros ideológicos, sociales y culturales que pretenden separar lo catalán de lo español y lo europeo.

José Luis Meléndez. Madrid, 8 de octubre del 2017

José Luis Meléndez. Madrid, 8 de octubre del 2017
Fuente de la imagen: YouTube.com


3 de octubre de 2017

El zorro

Con el “Plan conejo”, el Comandante Maduro, pretende que los ciudadanos críen en sus casas este inocente animal

Que el señor Maduro teme más por su vida que por la de muchos de sus ciudadanos que se ven en la necesidad de comer de la basura para subsistir, ha quedado más que evidente. Excusa que ha utilizado para dejar plantada con su ausencia a la Asamblea General de la ONU (Organización de Naciones Unidas): “Yo este año decidí no ir a Naciones Unidas por razones de seguridad, porque tenía información de posibles atentados de sectores extremistas que tienen poder en los Estados Unidos”. Una actitud muy poco bolivariana la del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, si se compara no solo con los numerosos viajes al exterior que el ex caudillo y General venezolano Simón Bolívar realizó por Europa y Latinoamérica, sino por la valentía que demostró este último, cuando se presentó ante el Congreso de Nueva Granada, para que se le juzgase por haber perdido las tropas que se le habían confiado. Cosas de la graduación.

Pues bien, con objeto de aliviar (y de paso reconocer de una forma implícita), la escasez de alimentos básicos por las que atraviesa Venezuela, el Jefe del CLAP (Comité Local de Abastecimiento y Producción), Freddy Bernal, ha presentado a mediados de septiembre, un proyecto incluido dentro del programa “Agricultura Urbana”, al que se le ha dado el nombre de “Plan conejo”. A través de dicho plan, se ha procedido a la entrega de un primer lote de conejos, en cerca de 15 comunidades y barriadas. La sorpresa no tardó en hacerse esperar, y Bernal se encontró con la siguiente escena: “la gente tenía los conejitos con un lazo”. Con este programa, el gobierno (cada día más militarizado del comandante bolivariano), pretende que los ciudadanos críen con fines gastronómicos en sus casas este inocente animal. La cara que se les debió quedar a los venezolanos al conocer esta medida, no ha debido de ser la misma que esbozó en aquellos tiempos don Simón Bolívar, después de vencer a los Realistas en la batalla de Carabobo. Entre otras cosas porque el conejo en Venezuela está considerado como una mascota.

En lugar de rectificar después de entender lo que pasaba allí, Bernal llegó a una sabia y democrática solución: “Hay que hacer una campaña” para que “el pueblo entienda que el conejo no es una mascota, sino dos kilos y medio de carne” (sic). El sorprendente plan no especifica si la medida es de aplicación retroactiva, y los ciudadanos pueden empezar a sacrificar las preciadas mascotas que durante largo tiempo les han acompañado y proporcionado más y mejores atenciones que su Comandante en Jefe. Un olvido que al parecer no reviste la menor importancia para el Ministerio Nacional del Maltrato Animal, que muy posiblemente prevé instaurar con este primer germen el ex chófer presidencial.

Al Presidente al parecer no le basta con las represiones y la torturas humanas con las que tiene atemorizadas a la población, y pretende ahora imponer a través de este hipotético Ministerio, la pena capital a determinados miembros de las familias venezolanas como son las mascotas, lo cual no deja de constituir una ofensa a la inteligencia y a los sentimientos del pueblo venezolano. La medida evidencia la grave desconexión social en la que vive el Comandante. Los venezolanos han criticado la medida, ya que antepone el sacrificio de animales, al abastecimiento basado en una nutrición completa por medio de productos básicos como el arroz y el azúcar.

No garantizar las necesidades básicas de los ciudadanos, es motivo más que suficiente para que el caudillo bolivariano se quite su chistera, libere a los conejos, abandone su patria, y conozca nuevos mundos.

Hasta la fecha no han trascendido los datos del peso del Comandante en Jefe, ni del Presidente electo, pero observando el nutrido aspecto que presentan los dos, bien podría deducirse que cada uno de ellos equivale a 36 conejos. Una cifra escandalosa si se tiene en cuenta que según un estudio realizado por varias universidades, los venezolanos han perdido el año pasado una media de ocho kilos por cabeza.

El señor Maduro ha actuado con la misma astucia con la que lo haría un zorro, pero los conejos han sido más inteligentes, y han sabido ganarse la confianza de toda su gente.

José Luis Meléndez. Madrid, 1 de Octubre del 2017
Fuente de la imagen commons.wikimedia.org

26 de septiembre de 2017

El asesino muerto

Múnera consiguió hacer de su proyecto, la mejor faena de su vida

Hay momentos en los cuales la vida nos habla. Lo hace a través de situaciones y circunstancias. Entonces nos ofrece la posibilidad de rectificar. De ser mejores personas con nosotros mismos, y con los demás seres que habitan entre nosotros.

Antes de llegar a España a sus dieciocho años, el 6 de marzo de 1.984 procedente de Medellín (Colombia), su tierra natal, el joven matador de toros, Álvaro Múnera, apodado por los colombianos “El Pilarico”, ya había toreado en veintidós plazas. Pero un 22 de septiembre (se vuelve a repetir el número), de ese mismo año, en la plaza de toros de Munera (Albacete), “Terciopelo”, un astado de la ganadería Marqués de Villagodio, le cogió su pierna izquierda, lo levantó del suelo, y le ocasionó una lesión medular que le dejó tetrapléjico.

Múnera es ingresado en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo. Allí permanece hospitalizado cuatro meses, pero al no recuperar la movilidad, es trasladado al Jackson Memorial Hospital de Miami, en Estados Unidos. Durante los cuatro años que permanece en el centro, consigue recuperar la movilidad de sus manos, gracias a las cuales puede empezar a desplazarse en silla de ruedas. La estancia no solo le sirve para mejorar su lamentable estado físico. Allí su alma encuentra la distancia suficiente para poder reflexionar.

La cogida que le apartó de los ruedos, fue según declaró, un aviso de Dios: “El equivocado era yo, y reconocer mi error, fue el mejor acto de valor que he tenido como ser humano”. Como consecuencia de este proceso de recapacitación y de reflexión interior, Múnera decide trabajar de una forma desinteresada, en defensa de los discapacitados y de los derechos de los animales a través de la organización Fuerza Anticrueldad Unida por la Naturaleza de los Animales (FAUNA), con el propósito de reparar en la medida de lo posible, todo el daño causado, y conseguir algún día ser perdonado.

Su convicción es tan grande, que consigue que su padre abandone la causa taurina, al leer un artículo suyo titulado “He visto toros llorar”. Como consecuencia de este cambio de rumbo personal (el profesional ya estaba sentenciado), el mundo del toro le acusó de ser un traidor, por ser fiel a sus principios. El que fuera diestro, sabía que había perdido la confianza de gran parte de la afición y de los compañeros de profesión, pero también era consciente de que a partir de ahora no tendría que sufrir al escuchar aquellas frases tan ciertas que le acusaban de maltratar a los animales. Había perdido la confianza de los suyos, pero se había ganado otra con un público mucho mayor: la de todas las personas que están en contra del sufrimiento animal.

Algunos, no contentos con sus descalificaciones, decidieron ir más allá de lo estrictamente moral y ético, e interpretaron de una forma interesada y torticera el compromiso de Múnera con respecto a los más débiles. Había sin embargo algo que diferenciaba al ex torero de sus compañeros: no disfrutaba con la sangre, con la muerte y el sufrimiento.

Por este motivo, según declara, estuvo a punto de dejar de torear en un par de ocasiones, antes de venir a España. La primera de ellas, cuando según cuenta, mató a una vaquilla embarazada y vio como sacaban a su feto del vientre: “en ese momento quise abandonar, porque la escena era dantesca. Me puse a llorar y vomité”. “La segunda cuando a puerta cerrada, maté a un toro al que le pegué cinco o seis espadazos, y el animal, con parte de sus órganos internos fuera, se aferraba a la vida con las pocas fuerzas que le quedaban. Me impresionó mucho, y me indicó el retiro”.

Múnera consiguió hacer de su proyecto, la mejor faena de su vida. Desde entonces es un hombre feliz, que no se acuerda del asesino que según él, un día se murió.

José Luis Meléndez. Madrid, 23 de septiembre del 2017
Fuente de la imagen: YouTube.com

20 de septiembre de 2017

Propiedad animal

Desde que los animales pueblan la tierra, el hombre se ha apropiado de las imágenes, de los sonidos, y de las conversaciones privadas de todas las criaturas

En el año 2011, el fotógrafo de The Guardian, David Slater, visitó la reserva de macacos crestados de Tangkoko, situada en Sulawesi, una isla de Indonesia. Durante tres días Slater intentó retratar a algunos de estos ejemplares. No le fue posible. Los animales, según sus propias palabras se sentían incómodos. Decide entonces cambiar de estrategia, activa el autofoco de su cámara, la deja en un lugar visible, y se aparta, en espera de que los macacos se acerquen e inmortalicen su propia imagen. Cuando Slater regresa a su trípode, y comprueba su cámara, se lleva una grata sorpresa: una hembra de nombre Naruto, había conseguido disparar el dispositivo, y se había hecho un selfie (ver imagen), muy posiblemente después de observar a Slater durante días.

El caso generó entonces un debate internacional, sobre la propiedad intelectual de la instantánea. La imagen fue publicada en el libro Wordlife personalities en el año 2014, y más tarde en distintos blogs y webs como Wikipedia. El fotógrafo solicitó su retirada, pero los presuntos infractores se negaron, alegando que al ser el mono el que había realizado la foto, esta pertenecía al dominio público.

Lo que no se esperaba Slater era que PETA (asociación internacional animalista), se personara para reivindicar la autoría del mono sobre la imagen. La oficina de Copyright de EEUU, sentenció en 2016, que los animales carecían de derechos de autor, pero PETA, recurrió la sentencia. Gracias a este recurso, y antes del juicio, el 11 de septiembre, el fotógrafo y PETA, han llegado a un acuerdo: el 25% de los futuros ingresos que genere la foto, serán donados a Naruto y a sus compañeros. Un precedente que supone un importante avance en los derechos de los animales, al reconocerse un derecho compartido entre especies.

La legislación humana no reconoce el derecho de propiedad intelectual animal, lo cual no implica que las distintas especies carezcan de sus respectivas propiedades intelectuales. Los animales, al igual que los humanos, son seres creadores: construyen sus casas, cantan sus repertorios amorosos, y son capaces de resolver gracias a su inteligencia natural y/o genética sus necesidades diarias.

Desde que los animales pueblan la tierra, el hombre se ha apropiado de las imágenes, de los sonidos, y de las conversaciones privadas de todas las criaturas. Lo ha hecho, y aun hoy lo sigue haciendo sin su consentimiento, de una forma injusta e inmoral.
Naruto, no solo logró apretar el botón de una cámara y autoretratarse. Ha despertado del sueño a muchas conciencias. Lo ha hecho como una persona no humana que es. ¿Qué humano con un mínimo de sensibilidad, se resiste a este tierno y sabio gesto…?

José Luis Meléndez. Madrid, 19 de septiembre del 2017
Fuente de la imagen: wikipedia.org

10 de septiembre de 2017

El huracán Trump

El magnate americano, ha demostrado a sus aliados su destreza a la hora de pedir, y en dejar colgado al mundo, a la hora de cumplir

Tras su paso por Estados Unidos, el huracán Harvey, ha causado medio centenar de muertos y 100.000 millones en daños materiales. La conciencia del Presidente Trump, no debe estar muy tranquila, desde que hace unos meses descolgase a su país, uno de los más contaminantes del planeta, del acuerdo de París, en materia de cambio climático.

Acostumbrado hasta ahora, a arreglar todo a base de chequera, el empresario ha decidido aportar de su fortuna personal, 800.000 dólares a los damnificados de dicha tragedia. Una cifra que no va poder compensar los daños ocasionados. El señor Trump, no ha sido uno de los afectados, motivo por el cual es posible que a diferencia de los americanos, siga sin creer en los efectos del cambio climático. En sus recientes declaraciones, se le ha olvidado informar a la población de un dato: los 99.000 millones restantes van a tener que pagarlos los ciudadanos de su país.

Más elocuentes son las palabras pronunciadas después de su visita a Houston, la zona cero provocada por el huracán Harvey: “(Irma), va a romper todos los récords. No va a ser nada bueno, créanme, nada bueno”. Unas declaraciones cuanto menos insultantes para muchos de los afectados, que piensan que lo realmente grave e irresponsable para un líder mundial, es haber abandonado los compromisos que tenía su país con el resto del mundo, con respecto al bienestar del planeta y de sus ciudadanos.

Con esta actitud insolidaria e irresponsable, el Sr. Trump condena de manera indirecta al resto de seres que habitan el planeta (animales, plantas, y seres humanos), a vivir y a morir en situaciones francamente dramáticas. El Presidente americano ha decidido vivir en otro planeta que es el suyo. Incluso es posible que piense que con su fortuna pueda comprarse otro planeta para el solo. Una actitud hasta cierto punto comprensible, si se tiene en cuenta que en la tierra viven seres despreciables como los periodistas, los minusválidos, los inmigrantes, los vecinos, los no nacionales, las mujeres, los animales y las plantas.

Dentro de escasas horas, hará su aparición el huracán Irma. Una tormenta de categoría cinco, la más alta, similar al Katrina (2005), el Mitch (1998), el Andrew (1992), o el Patricia (2015). Con un diámetro de 450 kilómetros, y vientos superiores a los 300 kms, está considerado como el huracán más peligroso del Oceáno Atlántico. Uno se pregunta qué pasará por la mente del señor Trump, al ver las imágenes de 6.000.000 de personas de Florida (una cifra ligeramente superior a los habitantes de Madrid), abandonando sus casas, días antes de la tragedia. El magnate americano, ha demostrado su destreza a sus aliados a la hora de pedir, un aumento en los gastos militares, y en dejar colgado al mundo, a la hora de cumplir con unos compromisos adquiridos por su país, que afectan a todas las especies del planeta.

En vista de lo anterior, se puede deducir que existen otro tipo de terremotos, huracanes y desastres naturales más impredecibles. El señor Trump los conoce bien, porque es uno de ellos. Tal vez por eso le guste estar siempre en el ojo del huracán. Hoy día, nadie se imagina un escenario en el cual los Estados Unidos tuviesen que pedir ayuda al resto del mundo, como consecuencia de una confluencia de desastres naturales. ¿Tendría el señor Trump el valor de pedir o de aceptar dicha ayuda, después de haber dejado en la estacada al resto del planeta…?

José Luis Meléndez. Madrid, 9 de septiembre del 2017
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

5 de septiembre de 2017

Mi pequeña lección

Estimados lectores de LPR:

Antes de publicar estas líneas y estas imágenes, he llevado a cabo un proceso de reflexión. Mi última intención es entristecer y herir la sensibilidad de los lectores de este blog. Al final he llegado a la conclusión de que gracias a esta historia, muchas personas podrían aprovechar y disfrutar más su bien más preciado: la vida.

Hasta ayer, mi hermano y yo formábamos parte de una familia como cualquiera de la de ustedes. Éramos dos inocentes polluelos de paloma torcaz que acabábamos de abrir los ojos a la vida, y vivíamos rodeados de un inmenso amor por nuestros padres en el nido. Desconozco las circunstancias por las cuales en un momento, mi hermano y yo nos vimos en escasos instantes estampados contra el suelo. Quizás ya empezábamos a ser demasiado grandes y el nido se nos quedó pequeño.

Como resultado de este inesperado accidente, mi hermano murió a escasos centímetros de mí, y yo quedé mortalmente herido, ya que como puede verse en la primera imagen, parte del sistema digestivo erupcionó mi piel, como consecuencia del golpe, deduzco. Un pronóstico nada halagüeño. Ese ha sido nuestro primer y último vuelo. De mi hermano prefiero no dar detalles de su aspecto. Supongo que comprenderán los motivos.

Todo ocurrió ayer día 4 de septiembre. A mediodía una señora paseaba por uno de los jardines de la calle Cuevas de Almanzora. Durante unos instantes se quedó mirándome, pero siguió su camino. Tuve la suerte de que las manos de este blog animalista, se percataron de la escena. Entonces pude ser rescatado. Por eso quiero agradecer a este blog y a los miembros de la Unidad de Medioambiente de Madrid la urgencia, y el amor con el que me trataron. En apenas veinte minutos, estaba en el coche patrulla rumbo a Brinzal, Centro de Recuperación de Aves Rapaces.

Sé lo mal que lo han tenido que pasar al verme y cogerme en este estado. Estoy seguro como dicen que el estrés fomenta la creatividad. No hay más que ver la cama que me diseño el director de este blog partiendo de un tetrabrik. He visto con mis propios ojos como lo abrió, y después de enjuagarlo, le puso como almohadilla papel higiénico, para que no me golpease en el trayecto.

No he escrito estas líneas, como decía para dar pena, sino para dejar constancia de mi historia. Si mi corta vida ha servido para dejar constancia de mi utilidad, y para hacer que la gente aproveche su vida y su tiempo en ayudar a los demás, doy por satisfecha la misma. Si hay algo que he aprendido en mi corta estancia, es que la vida es un deporte de alto riesgo. Es cierto que no he podido volar, ni cantar de alegría, pero he podido contar de una mano amiga mi consejo: por favor, aprovechen la vida. Esa es mi pequeña y posiblemente, última lección.

José Luis Meléndez. Madrid, 5 de septiembre del 2017.

4 de septiembre de 2017

Punto y seguido

Querida Amanda

Ha llegado el momento de hablar. Un día nos iremos nuestra pequeña y yo. Tú sin embargo, un día venciste a la muerte, después de vencerte a ti misma, y puedes viajar a tu antojo de un mundo a otro, sin más equipaje que tu alma.

Siempre que has podido, has evitado el tema. No te pido que me digas de dónde vienes, ni siquiera adónde vas. Tan solo me gustaría que me dijeras, si hay algo después de esta vida.

Necesito saber, ahora más que nunca que significo para ti. Explícame por favor si solo soy para ti un simple amante. Dime al menos, para hacerme a la idea, que solo soy para ti un capricho. Dame al menos una razón que justifique en un futuro, este posible engaño.

Hasta ahora he entendido, y he llevado bien tus ausencias. Gracias a ellas, nuestro amor ha crecido, y ha sido sano y fructífero. Me pregunto si tal vez no será un problema mío, el no poder seguir amándote en la distancia. No aguantaría que me fueses infiel en otras manos, y con otros lectores. Ni soportaría ver tu letra en otras cuartillas.

¿No lo entiendes? Solo quiero que me digas que soy para ti el punto y seguido de la misma pluma. Y ahora, por favor, toma mi mano, mientras leo de nuevo, el poema que un día me escribiste.

José Luis Meléndez. Madrid, 4 de abril del 2017

28 de agosto de 2017

Terrorismo ecológico

El terrorismo ecológico, causa cada año más víctimas mortales que el terrorismo armado

Se acaba el verano, y antes de iniciar el curso, y de que la vida cotidiana difumine los preocupantes datos medioambientales, conviene hacer balance de los efectos producidos por el cambio climático, y de la actitud irresponsable del hombre. La paciencia del planeta es inmensa, pero no infinita. Por eso la tierra le sigue hablando al hombre. Le llora y le advierte de su dolor, y de su maltrato físico y psicológico, porque la naturaleza tiene su propia alma. A pesar de su prolongada agonía, y de su delicada salud, el equipo médico formado por los mandatarios de algunos países más contaminantes, como Estados Unidos, han optado por quitarse la bata, y dar el alta al planeta enfermo.

Poco preocupado debe de estar el Presidente Trump, en vista de su interés por el cambio climático, ante el creciente número de catástrofes naturales, y ante la llegada inminente a su país del huracán Harvey (uno de los más devastadores desde hace doce años, según las previsiones), en contraposición al resto de ciudadanos americanos. En España la situación no es menos caótica y preocupante. Los datos hablan por sí solos. Hasta el mes de julio de este año, los incendios forestales han quemado cinco veces más superficie que en el mismo periodo de 2016: 55.918 hectáreas de bosque. Una cifra que guarda cierta sintonía con el incremento de personas investigadas por delitos contra el medio ambiente: un 30% en comparación con los datos del año anterior.

Pero no solo los incendios arrasan y asolan la península. La reserva hídrica de los embalses españoles, se sitúa en el 45% de su capacidad. Las escasas lluvias, las altas temperaturas (este año se han batido cifras récord, desde que se tienen registros), y el aumento de algunas poblaciones durante el verano, van camino de convertir a 2017, como el año más seco de la década. Como consecuencia de este dramático panorama, muchos municipios españoles (de manera especial Castilla y León), han tenido que ser abastecidos con camiones cisterna, y más de sesenta núcleos de población, han sufrido restricciones de agua. En Navarra, la cosecha del cereal ha sufrido pérdidas que van del cincuenta al setenta por ciento, según las zonas, y en otros destinos turísticos, como en el caso de Costa Blanca, en la provincia de Alicante, se ha podido garantizar el suministro de agua potable, a fuerza de sacrificar el riego en la zona.

El verano toca a su fin, y la clase política ha adelantado unos días su vuelta. La primera medida que ha tomado, ha sido ponerse de acuerdo para que el presidente español comparezca en el Congreso, para dar explicaciones en materia de corrupción. Según el CIS, entre los problemas que más preocupan a los españoles, se encuentran el paro y la corrupción. Unos datos que no por ciertos, son más reales. Porque un ciudadano que se encuentra en paro, y sufre los efectos de la corrupción, se sigue viendo en la necesidad de comer, de beber y de respirar.

Las políticas medioambientales, afectan de forma directa a la salud y a la calidad de vida de las personas. Motivos más que suficientes para que el cambio climático, se aborde por todas las naciones como un asunto de Estado. Son por lo tanto necesarias políticas de sensibilización por parte de las distintas Administraciones, para que los recursos naturales se utilicen de una manera sostenible. Por otro lado, es necesario incentivar a las empresas y a los ciudadanos para que hagan un consumo responsable, por medio de descuentos en sus facturas, o de tarifas especiales, así como establecer alertas de los recursos naturales disponibles, que vayan acompañadas de protocolos de actuación, antes de rebasar los límites críticos como los actuales.

El hombre ha alterado la climatología. No se sabe si en los próximos meses se podrá recuperar el nivel de agua desembalsada. Ni si en los próximos años, habrá crecido lo suficiente la masa vegetal, como para que podamos respirar un aire más sano, y mantener a la vez nuestras cosechas. Una buena opción, antes de abrir el grifo, es la de solidarizarse con los ciudadanos que sufren restricciones, y seguir su ejemplo, para evitar un ciclo de escasez extrema.

Existe desde hace años otro terrorismo que atenta contra la vida humana, animal y vegetal. El terrorismo ecológico, con sus desastres naturales, causa cada año más víctimas mortales que el terrorismo armado (1,35 millones en los últimos veinte años, según la ONU). La pregunta es: ¿dónde están los culpables…?

José Luis Meléndez. Madrid, 27 de agosto del 2017
Fuente de la imagen: Flickr.com

23 de agosto de 2017

Guiomar


Hola:

Me llamo Guiomar. Soy una paloma torcaz. Hace escasas horas caminaba preocupada por el césped del Parque que al parecer lleva el mismo nombre que yo. De repente me di cuenta que no podía volar. Si supieran que angustioso es encontrarse en esa situación, sin saber el motivo que me impide hacerlo. Nunca me he sentido tan indefensa. De repente ves a los humanos acercarse, a las urracas, a los gatos. No sabes que hacer.

En mi impotencia, decidí acercarme por los exteriores que limitan el recinto, para comprobar la reacción de la gente. A las ocho y veinte de la mañana, he tenido la suerte de que el director de este blog se ha percatado de la situación. Se ha dado cuenta de que la distancia de seguridad que había establecido era demasiado pequeña con respecto a mí especie, lo cual le ha debido resultar extraño.

Entonces ha decidido acercarse y ha comprobado mi dramática situación. No ha tardado en cogerme. La verdad es que me he sentido muy tranquila en sus manos. Es como si hubiera repetido esta misma acción en anteriores ocasiones. He ido contemplando muy atenta por donde me llevaba, hasta que me ha introducido en su casa. Luego me ha depositado en un cubo, y ha efectuado una llamada.

En el transcurso de la conversación, he podido escuchar que se presentaba como director de un blog que lleva por nombre La Pluma en Ristre. El nombre que hace alusión a las aves me ha encantado, y me ha hecho sentir más tranquila. Mucho más cuando he comprobado que la llamada había sido efectuada a la UMA (Unidad de Medio Ambiente).

Durante unos minutos me han dejado sola y a oscuras. Al parecer la ausencia ha sido debida a que han ido en busca de una caja de cartón, en la cual me han depositado con mucho cuidado. Luego, a la media hora me han entregado a los agentes de dicha unidad, para que me llevasen a Brinzal, un Hospital al parecer de aves rapaces.

Soy una paloma, como tal, amante de la libertad A pesar de los sobresaltos, me siento enormemente querida. No entiendo a los miembros de mi especie porqué tienen tanto miedo de la especie humana. Ahora lo que deseo es recuperar mi libertad y volver a mi parque de resonancias libertarias. Entonces podré hablar a los míos de las bondades humanas.

Fdo: Guiomar

21 de agosto de 2017

Unidos

Nos han dado la fuerza necesaria para estar más unidos

Les conocemos bien. No creen en la democracia. Pretenden imponer a las sociedades civilizadas su estado autocrático. Algunos de sus Imanes, se aprovechan de la fe de sus súbditos para cometer sus crímenes, y acaban siendo sus primeras víctimas. No tienen escrúpulos ni sentimientos. Su corazón está tan adiestrado y radicalizado, que no encuentra espacio para el odio.

Los españoles hemos vivido de cerca durante décadas las amenazas, las extorsiones, y los tiros en la nuca de los terroristas. Al contrario que ellos, y a pesar de sus asesinatos, les dejamos vivir en una sociedad que no era digna de ellos. Les concedimos la oportunidad de rehabilitarse. Abusaron de nuestro Estado de derecho, y de los sentimientos de dolor, impotencia e indignación de sus víctimas, de sus amigos, y de sus familiares. Muchos de ellos viven hoy en cárceles españolas, y reclaman derechos que nunca podrán ejercer sus víctimas.

Hace unos días, el terrorismo yihadista, ha teñido de sangre las Ramblas de Barcelona, dejando más de una decena de muertos, heridos graves, y más de un centenar de personas, que han tenido que ser atendidas en hospitales. Han actuado una vez más sin cabeza y sin corazón. Dirigidos por el control remoto del fanatismo despiadado e irracional de sus líderes.

Han sido igual de cobardes que en anteriores ocasiones, y han cargado y se han ensañado con personas inocentes. No ha sido un ataque contra la coalición de países aliados que intervenían en Siria. Con una sola furgoneta, han atentado contra treinta y cuatro ciudades de países diferentes. Se han vuelto a equivocar en las formas y en el fondo. Porque cada vez están más solos. Los adiestradores del fanatismo les enseñan a despreciarse tanto a sí mismos, que llegan a autoinmolarse. Su falta de respeto hacia sí mismos, les incapacita para amar y respetar a los suyos.

Utilizan su falsa pseudoreligión y su yihad (guerra santa), para atentar contra los que no piensan como ellos, lo cual les impide encontrar la paz en su mente. El mundo sabe que esta masacre no ha sido obra del Islam, sino del integrismo resentido que no ha asumido su propia historia. No han podido cumplir ni cumplirán su objetivo. Porque aunque nos han herido el corazón y el alma, nos han dado la fuerza necesaria para abrazarnos (musulmanes y no musulmanes), y para acompañar a las víctimas y a sus allegados en el dolor, en un momento en el que los españoles necesitábamos más que nunca estar unidos.

Esperaban ver una ciudad caótica y un pueblo paralizado y acobardado por el miedo. No conocían la solidaridad ni la bondad del pueblo español. La de los comerciantes dando cobijo a los transeúntes anónimos. La de los taxistas desconectando sus taxímetros y ofreciendo su tiempo para transportar a las personas de forma gratuita. La de las Fuerzas de Seguridad y las Fuerzas Armadas (despreciadas por algunos sectores de la sociedad), defendiendo los derechos y la vida de los ciudadanos, y la democracia lejos de nuestras fronteras respectivamente.

Los europeos como ciudadanos civilizados seguirán defendiendo sus valores y su modelo avanzado de convivencia. Continuarán acogiendo a los refugiados y respetando los derechos humanos, mientras ellos escriben su propia historia. La democracia terminará venciendo al terrorismo. El mundo lo derrotará igual que lo hicieron los españoles hace años: unidos, de forma pacífica, con la palabra en la boca, y la ley en la mano.

En Homenaje a las víctimas.

José Luis Meléndez. Madrid, 19 de agosto del 2017
Fuente de la imagen: Flickr.com

4 de agosto de 2017

El otro separatismo

Para avanzar, no hace falta ir hacia atrás, sino encarar unidos los retos más importantes que tiene la sociedad

Dice un dicho popular, que no hay mal que cien años dure. La dictadura duró cuarenta años. El pueblo español logró curarse de aquella larga y grave enfermedad social, inyectándose libertad, gracias al plasma de la democracia. Han transcurrido otros cuarenta años desde entonces. Algo no funciona bien, cuando determinados sectores de la sociedad, instalan sus espejos retrovisores a una sociedad que desde hace tiempo mira hacia delante, creyendo haber superado, las diferencias existentes en aquellos tiempos.

Basta cambiar de canal para salir de dudas, y observar como algunas parrillas televisivas polarizan a la sociedad con películas de la guerra civil, o con documentales anteriores a la Transición. Encender a la sociedad las luces de marcha atrás, en lugar de las luces largas, levanta cierta sospecha, y resulta cuanto menos pretencioso. Ha costado años, décadas, llegar hasta aquí. Para avanzar, no hace falta ir hacia atrás, sino encarar unidos los retos futuros más importantes que tiene la sociedad.

Poner a un enfermo de cáncer las escenas de su quimioterapia, y hacérselas revivir de nuevo, no es actuar de buena fe. El mejor favor que se le puede hacer a un enfermo, es ayudarle a sobrellevar su enfermedad, para que esta no la somatice. Por encima de las ideologías, están los principios democráticos. En aquella guerra no hubo vencedores. Todos los españoles fueron vencidos, porque en última instancia, nadie contó con su voto. No se trataba tanto de republicanos o de dictadores, sino de demócratas o no demócratas.

Los ciudadanos han sabido ir siempre por delante de la sociedad que creía representarles. Son tiempos de reconciliación, pero existe otro separatismo endémico dentro de la sociedad española. ¿Con qué derecho moral se puede exigir a una región del Estado, que no se separe de España, cuando desde determinados sectores de la misma, se incita a la confrontación y al separatismo entre los españoles?

Separar y romper, es más fácil que unir y pegar. La democracia resentida y revanchista no es sana. Faltan veinte años escasos, para que se cumpla el centenario de aquella trágica fecha. ¿Nos habremos reconciliado para entonces los españoles...?

José Luis Meléndez. Madrid, 25 de julio del 2017
Fuente de la imagen: Flickr.com

24 de julio de 2017

Independencia y separatismo

El objetivo no es la independencia, sino el separatismo

La independencia es un término falaz, utilizado de forma interesada por aquellos que dependiendo de los demás (sic), intentan manipular la realidad en beneficio propio. Porque el nacionalismo es un sentimiento que “depende” ideológica y emocionalmente de un proyecto minoritario, según el último CIS de la Generalitat, que dicho sea de paso, no ha sido explicado de una forma pormenorizada y seria a los catalanes ni a los españoles.

No se trata de invitar a los electores a votar con un “si” o un “no”, el destino de millones de ciudadanos, sino de informar previamente de cuál será el modelo de Estado futuro, y los recursos con los que va a contar.

Cuando no se tienen argumentos y se ocultan las intenciones, se impide el voto libre de los ciudadanos, y los representantes catalanes se convierten en rehenes de su propia locura. Pero si además se intenta influir en la decisión de los ciudadanos, en la coacción de los empleados públicos, y en la purga ideológica de tu propio equipo, entonces se hace uno a la idea del concepto de la democracia y de república que se pretende instaurar.

Intentar ganar en las urnas aquello que no se puede defender con argumentos, es jugar no solo con la democracia, sino con los sentimientos del pueblo que uno cree representar. La diferencia entre la democracia española y la democracia separatista catalana, es que la primera respeta las libertades y los principios de los catalanes y de los españoles, mientras que los separatistas, ignoran la mayoría social de la nación española, a la cual pertenecen.

Un republicanismo local y chabacano, que ignora los derechos de voto de la mayoría social de un país democrático, no goza de antemano de los mínimos principios, ni de unas mínimas garantías de honestidad ideológica. Uno puede ser independiente, sin tener necesidad de romper las normas establecidas. El objetivo no es la independencia, sino el separatismo. La ruptura territorial cultural, histórica, económica y social de Cataluña con España. Utilizan la independencia a su favor, porque saben que ésta se vende mejor que el separatismo.

El separatismo pueril e irresponsable huye del entendimiento, porque sabe que sus argumentos son lo suficientemente frágiles. En su lugar pretende anteponer sus intereses partidistas y despreciar los intereses de la Generalidad española.

El independentismo disfrazado de separatismo se entretiene con la democracia de todos los españoles, como si fuese un juguete. Confía que si un día se le rompe, papá Estado podrá arreglar su único entretenimiento. Algo poco probable a juzgar por los antecedentes ingleses y americanos.

José Luis Meléndez. Madrid, 23 de julio del 2017
Fuente de la imagen: Flickr.com

20 de julio de 2017

Rescate polluelo de torcaz

¿Presintió mi mascota la escena? ¿Por qué cambió su ruta habitual de manera insistente?

20/07/17: 08:15H. Son las ocho y cuarto de la mañana. Me dispongo a dar el segundo paseo a mi mascota. Misteriosamente cambia su ruta, e intento persuadirla (tengo cita con el médico y voy tarde). Al pasar por una plazoleta observo la siguiente escena: un gato se encuentra debajo de un banco público, enfrente de una paloma. Acelero el paso para ver si la paloma vuela, ya que se encuentra a medio metro del felino. Al hacerlo compruebo que la paloma no puede volar, y veo que aparentemente y por su tamaño, se trata de un polluelo de torcaz. Intento cogerlo, pero el animal se resiste.





Antes de hacerlo veo que tiene heridas sangrantes. Le cojo entre mis manos y lo llevo rápidamente a casa, para que descanse. A las 08:30h, aviso a la UMA (Unidad de Medio Ambiente). A las 09:15h vuelvo a reiterar el aviso ( El cuerpo en estas fechas tiene pocos efectivos, y es cuando más avisos hay, ya que es época de crías). Quedan en venir en venir a las 09:45 horas. Mientras voy en busca de una caja de cartón, para acomodar al animal cuando vengan los agentes. Los agentes llegan puntuales, les comento el estado del animal, y me despido ellos cordialmente, agradeciéndoles su servicio. El animal será llevado por la UMA a Brinzal, un centro de recuperación de aves.




Los gatos son animales nocturnos. En vista de lo anterior se deduce que el gato ha intentado cazar el polluelo, desde hace horas. Las graves heridas que presenta, son debidas a las garras y algún mordisco del gato.

¿Presintió mi mascota la escena? ¿Por qué cambió su ruta habitual de manera insistente?






José Luis Meléndez. Madrid, 20 de julio del 2017.

17 de julio de 2017

Música en vena

El efecto Mozart ha llegado a la sanidad pública. Ojalá lo haya hecho para quedarse

Dice una sentencia popular que "quien canta su mal espanta". Que la música influye sobre el estado anímico de la persona es un hecho que cualquiera ha constatado, y que en cualquier momento puede experimentar.

Ahora de lo que se trata es de estudiar los efectos que tienen las distintas notas musicales sobre la salud de los pacientes. En eso están la Comunidad de Madrid, y la ONG “Música en vena” – . La asociación realiza su trabajo desde hace cuatro años en doce hospitales de la Comunidad de Madrid, a través de de un convenio suscrito con el Servicio Madrileño de Salud. Actualmente realiza sus primeras acciones en otras Comunidades Autónomas.

Desde el mes de noviembre del año pasado, el Hospital Universitario 12 de Octubre, y aproximadamente el centenar de componentes de la asociación musical que la integran, han iniciado una experiencia piloto denominada “Músicos Internos Residentes”. El programa se ha llevado hasta la fecha en distintas unidades como Rehabilitación, Unidad de Cuidados Intensivos -UCI- y Neonatología.

De momento sus participantes ya han podido constatar in situ, los efectos positivos de las distintas melodías sobre los pacientes, como la estimulación y la estabilización de algunas dolencias. Los artistas, que tocan a pie de cama en pareja, lo hacen vestidos con indumentaria sanitaria. Mientras los facultativos provistos de sus utensilios, realizan las tomas de datos a los pacientes, con objeto de medir los efectos de las melodías en cada uno de ellos.

Aunque el repertorio de los músicos altruistas es clásico, en ocasiones se ven en la necesidad de improvisar, y de interpretar temas de otros géneros, según sea la patología y el estado anímico del enfermo. El programa se encuentra en fase experimental, pero está previsto que próximamente se extienda a otras áreas como Hematología, Cardiología y Neurología.

El objetivo es contribuir a una mejor recuperación, y hacer al paciente una estancia más agradable. La experiencia resulta cuanto menos prometedora. Es posible que en un futuro, en función de los resultados que se obtengan, se pueda saber sobre qué enfermedades tiene un mayor efecto la música.

Quizás en un futuro esta iniciativa pueda ampliarse a otras unidades como Unidades del Dolor, y pacientes terminales. Y es posible que de esta forma pueda minimizarse la sintomatología, y facilitar un tránsito más feliz a los enfermos. Que cada vez estemos más cerca de saber que no solo la música, sino la compañía y el calor humano de los músicos, tengan una influencia positiva en su recuperación.

Incluso es posible que la música contribuya a crear un mejor ambiente, y ejerza de igual forma influencia sobre el personal sanitario, aumentando de esta forma los estándares de calidad, en su relación con los pacientes. El efecto Mozart ha llegado a la sanidad pública. Ojalá lo haya hecho para quedarse.

José Luis Meléndez. Madrid, 15 de julio del 2017
Fuente de la imagen: blog.musicacreativa.com

José Luis Meléndez. Madrid, 15 de julio del 2017
Fuente de la imagen: blog.musicacreativa.com