Translate

24 de noviembre de 2016

Mil euros y un minuto

Mil euros y un minuto, han bastado para constatar lo deshumanizada que está nuestra sociedad

Hace unos días, se la pudo ver en el Congreso, con motivo de la apertura e inauguración del curso político. Acudió sola al acto. En lugar de compadecerse por su desmejorado aspecto, y por su delicada situación personal, el presentador de un medio de comunicación, centró su mirada en el bolso que llevaba, y le puso precio: setecientos euros. Quizás ese fuese el aspecto más importante, con el que deleitar a la audiencia, y no la delicada salud que ya evidenciaba su rostro. A la salida del acto, se le volvió a ver sola; aislada por su partido. Pero ella no retiró nunca la palabra a sus compañeros. Los saludaba desde la distancia que ellos mismos le marcaban.

Rita Barberá, ha dedicado más de veinte años de su vida a un proyecto político, dentro del Partido Popular. El mismo partido, que le ha excluido de sus filas, antes de ser juzgada. Hace unos meses, abandonó el partido, y pasó al grupo mixto. Todo el mundo recuerda las imágenes de los teleobjetivos de algunos medios de comunicación, apuntando a las ventanas de su domicilio particular, invadiendo e interfiriendo, la tranquilidad de su intimidad personal. O la presencia de las unidades móviles apostadas en las puertas de su casa. Un seguimiento continuado y mediático, similar al que las fuerzas de seguridad desempeñan, con una incuestionable profesionalidad a sus delincuentes.

Es tiempo de recordar la sobrecogedora frialdad, con la que algunos compañeros de su partido, respondían a las preguntas referidas a su persona: "la señora Barberá ya no es del partido" (ni nuestra, según el trato que se le dispensó después). Una forma muy socorrida por todos los partidos, como es la de extirpar y personalizar sus culpas, y de justificar de puertas afuera la dudosa honorabilidad del partido.

A las siete de la mañana de ayer, día veintitrés, se ha ido Rita Barberá, quizás con la ayuda de algunos, y para vergüenza de todos. Dos horas después de su fallecimiento, se iniciaba en el Congreso, a trescientos metros del hotel Villa Real en donde se hospedaba, sola y de alquiler, la sesión del día. La Presidenta del Congreso, propuso un minuto de silencio, como muestra de respeto y de dolor hacia su persona. A sus sesenta y ocho años, soportó sola, hasta el último momento, la presión de su partido, de la oposición, y de los medios.

Podemos aprovechó el momento para ajusticiar a la presunta corrupta, y ausentarse del hemiciclo, manifestando su discrepancia con la trayectoria política de la fallecida, confundiendo el acto con un homenaje. La ex alcaldesa de Valencia, al parecer, no se merecía como ser humano, este breve y último gesto de despedida, por parte de la institución pública, a la cual pertenecía. El resto de grupos, incluidos Esquerra Republicana y Compromís, se sumaron al acto, en un gesto de respeto, duelo, y solidaridad con el dolor de los compañeros del Congreso, y de la mayoría de españoles.

Se ha ido sin ser juzgada, pero su muerte ha puesto en cuestión, y juzgará transcurrido el tiempo, la actitud que muchos han mantenido con respecto a ella. Ha ganado el juicio a la sociedad que pretendía juzgarla, y que le ha increpado durante tantos meses. Se ha ido vestida con el color blanco de la presunción de inocencia.

¿Tanto daño ha hecho Rita Barberá a la sociedad?, ¿O más bien ha sido la sociedad la que se ha ensañado con su persona, y no ha sabido actuar con la celeridad y discreción deseadas, en el proceso judicial en el que estaba imputada, por un importe de mil euros? ¿Se han sobrepasado los límites de la dignidad humana?, o ¿Ha sido Barberá víctima del sistema?

Mil euros y un minuto, han bastado para constatar lo deshumanizada que está nuestra sociedad.

José Luis Meléndez. Madrid, 24 de noviembre del 2016
Fuente de la imagen: es.noticias.yahoo.com

22 de noviembre de 2016

El mundo al revés

Pocas palabras, emplea Trump, a la hora de referirse a políticas internacionales, encaminadas a la construcción de un mundo mejor

El Presidente Obama, ha terminado su gira europea. Durante su estancia en el viejo continente, ha intentado tranquilizar a los mercados y a los socios europeos, ante la inminente legislatura de Donald Trump. Los efectos, no han sido los esperados. El futuro presidente, se ha encargado personalmente que las palabras de Obama, hayan caído en saco roto, y hayan sido contradichas con sus primeros gestos. Los picos afilados, y las garras amenazantes del nuevo ejecutivo, empiezan a asomar desde el nido provisional de oro, que el señor Trump, ha establecido en la torre que lleva su apellido. La torre mejor vigilada del planeta. El mismo hombre que ha conseguido conquistar la confianza de sus electores, presentando un país frágil, sensible y amenazado, es el mismo que se ha presentado como salvador y protector de la nación.

En sus intervenciones, y, para enfatizar e intentar dar seguridad a los americanos, Trump ha utilizado y utiliza el eslogan “haremos de los Estados Unidos, una nación grande”; un mensaje que recuerda a muchos ciudadanos del mundo, como al pueblo español, la sentencia proclamada por el dictador Francisco Franco: “Una España, grande y libre”.
La victoria de Trump no puede entenderse sin el apoyo conseguido a través de las redes sociales, debido a su numeroso grupo de seguidores. Asimismo, la Casa Blanca, ha acusado al Kremlim de intentar influir en los resultados de las elecciones, por medio del robo de información, de numerosos emails comprometedores pertenecientes a Hillary Clinton, con la posterior filtración a organizaciones como Wikeleaks.

El hasta ahora actor y empresario, ha sabido aprovechar y canalizar el descontento y el cansancio que las políticas de los demócratas han ejercido sobre los ciudadanos, como es el caso de la débil recuperación económica, que no termina de despuntar después de siete años consecutivos de ligeros repuntes.
Los mensajes contradictorios (es del signo géminis), y a la vez impactantes, han logrado captar votos de uno y otro lado, así como llamar la atención con mensajes inquietantes del tipo “Basta ya de un mundo políticamente correcto". El efecto Brexit o de descontento, ha calado en una sociedad que no esperaba el triunfo de los republicanos, como así lo demuestran las continuas protestas en las grandes ciudades del país.

Europa sigue sin entender la ambigüedad de la política de Trump, su estrecha relación de Estados Unidos con Rusia, y que al mismo tiempo exija a todos los socios una mayor contribución de su producto interior bruto (2%), a la OTAN.
Las relaciones comerciales y trasatlánticas, son otras de las preocupaciones en Europa, ya que una subida de tipos de interés, como defiende su administración, podría frenar los incentivos de las actuales políticas del Banco Central Europeo, y frenar la recuperación de la economía, y del proyecto europeo.

Pocas palabras, por no decir ninguna, emplea Trump, a la hora de referirse a políticas internacionales encaminadas a la construcción de un mundo mejor. Para él la prioridad, primero es la nación, y luego el mundo. Unas políticas tan preocupantes y vergonzosas para la ONU, como aterradoras e inaceptables para la comunidad internacional, como son los recientes bombardeos rusos sobre la ciudad de Alepo, los cuales han destruido todos los hospitales infantiles de la ciudad, y que pueden verse intensificados por el futuro presidente.

Los resultados obtenidos en los procesos electorales llevados a cabo en Reino Unido, y Estados Unidos, han hecho saltar las señales de alarma en Europa. Las próximas elecciones que tendrán lugar en países de reconocido peso en la Unión, como Francia, Alemania y Holanda, así como el auge de partidos eurófobos, nacionalistas y populistas, puede desestabilizar el corazón mismo de Europa. No menos preocupante es la influencia que el Presidente ruso, puede ejercer sobre Trump, en cuanto a políticas antieuropeas se refiere. El Washington Post, en su edición del diez de octubre, definía en un titular la relación de Trump y Putin: “Donald Trump, el títere de Putin”. Unas declaraciones no muy desencaminadas con respecto a las posibles y futuras tensiones en Europa, son las recientes declaraciones del presidente ruso: la OTAN, obliga a “apuntar a Europa con misiles”.

Todavía es pronto por tanto, para saber cómo serán las relaciones bilaterales de EE.UU con España. El Portavoz del gobierno, Méndez de Vigo, ha declarado recientemente que “hay que entenderse con EE.UU”, pero entenderse, no es sinónimo de someterse. Falta por tanto ese primer contacto o llamada al gobierno español, por parte del equipo de Trump, para conocer de primera mano, los aspectos que condicionarán las agendas de los dos países.

Si en el año 2012 el Fondo de Reserva contaba con 63.008 millones de euros, en el año 2016 el saldo de dicho fondo es de 25.176 millones

En clave nacional, el curso político ha arrancado de manera oficial en el Congreso, con la presencia del Jefe del Estado. La oposición, ha logrado paralizar la Ley Educativa (LOMCE), que pretendía aprobar el Partido Popular. El gobierno intentará en los próximos días, aprobar los presupuestos para el próximo año, con el apoyo de Ciudadanos, PNV, y Coalición Canaria. Queda por saber si el PSOE, que ha manifestado su oposición a los mismos, dará su visto bueno.

Según la última encuesta realizada por el Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat, el movimiento independentista ha sufrido un ligero descenso. De esta forma, de celebrarse un referéndum en Cataluña, la opción del “no”, contraria a la secesión de Cataluña, ganaría con unos resultados ajustados. En líneas generales, se aprecia entre las distintas fuerzas de la oposición una cierta pugna, a la hora de posicionarse como la auténtica fuerza de la oposición.

Junto a la aprobación de los Presupuestos, urge otra asignatura de similar envergadura, como es la actual revisión del actual sistema de pensiones, con objeto de sanear las deficientes cuentas del actual fondo de reserva de la Seguridad Social, que mantiene el actual gobierno, con las cuentas del Estado. Si en el año 2012 el Fondo de Reserva contaba con 63.008 millones de euros, en el año 2016 el saldo de dicho fondo es de 25.176 millones de euros. Una herencia que no ha recriminado la oposición, con la misma dureza con la que los populares atacaron a los socialistas.

En el PSOE, las aguas siguen revueltas. La purga llevada a cabo por El aparatito (La gestora), ha provocado que militantes como Meritxell Batet, Adriana Lastra, Óscar López, Susana Sumelzo, Luisa Carcedo o Sofía Hernanz, hayan dejado de pertenecer a las direcciones de los grupos parlamentarios en el Congreso o en el Senado, o ya no sean portavoces en comisiones de las Cortes.
El exsecretario general Pedro Sánchez, por su parte, ha anunciado su reaparición. Para ello realizará un recorrido por las distintas agrupaciones socialistas, con objeto de conocer de primera mano las propuestas e inquietudes de los afiliados, de cara a la celebración del próximo congreso.

El señor González, no contento con la defenestración de su exsecretario general, ha aprovechado (como viene siendo habitual), la última de sus intervenciones, para arremeter contra Sánchez, y ha declarado: "Ha intentado hacer lo mejor que sabía. Pero, probablemente, no sabía". Una declaración pública poco ética, honorable y caballerosa, viniendo de quien viene, dirigida a un compañero, a las que solo figuras como el señor González pueden permitirse. Porque El aparatito al parecer está solo para hacer respetar de cuello para abajo, las normas internas, y no tanto los valores éticos entre compañeros. Como si el señor González, queriendo evitar su responsabilidad (que alguna tendrá), ignorara que no existen malos discípulos, sino malos maestros.

Cabe recordar que en una ocasión anterior, el señor González, ya le echó en cara al señor Sánchez, el no haberle hecho caso: “Sánchez, me dijo que se iba abstener. Me siento engañado”. Un problema conceptual de rangos, y del propio partido, que el señor González, no parece, o no quiere entender (lo cual sería más grave), como es que el poder ejecutivo del partido, reside en las decisiones que toma su Comité Federal, y en la figura de su Secretario General, y no en la ex presidencia de ningún gobierno existente.

Una cosa sí que ha reconocido el señor González, y es de agradecer: tiene mala suerte, a la hora de elegir candidatos (no ha aclarado si también candidatas), cuando afirma que: "Sería una desgracia que yo me pronunciara sobre eso. Ningún candidato al que he apoyado ha ganado".
La naturaleza es más sabia que inteligente, y por mucho que algunos adalides del caos, pretendan volver el mundo al revés, y desafiar las leyes naturales, jamás podrán alterar la verdadera esencia de las cosas.

José Luis Meléndez. Madrid, 20 de noviembre del 2016
Fuentes de las imagenes: flickr.com

17 de noviembre de 2016

Carta a un expresidente

Esta es la forma de corresponderle. Con una herencia distinta a la que un día tanto criticaron

Estimado expresidente:

Qué poco hablan de usted ahora los medios, su partido, y aquellos que le criticaban. Ahora que lleva meses en Venezuela, intentando como usted sabe, de forma silenciosa, llevar la paz a aquel país.

Es vergonzoso, inmoral, e injusto, escuchar a aquellos que pronuncian la palabra Venezuela desde España, entorpeciendo su labor, que no tengan o dediquen una sola, una mínima, referencia a su esfuerzo y a su trabajo en aquellas tierras. Otros, por el contrario, han aprovechado su viaje de dos días, para hacerse unas fotos en época preelectoral, y para rentabilizar su imagen y sus resultados. Y otros, que deberían estar haciendo las funciones que usted representa (y que son los mismos que antes le criminalizaron), como son las de mejorar las delicadas relaciones bilaterales entre España y Venezuela, le ignoran. Como si usted no existiese.

Es de entender por tanto su más que posible, discreta y serenísima estupefacción. Pero usted, a diferencia de los demás, sigue ahí, callado; al pie del cañón. Dándolo todo por la libertad, la democracia, y los derechos humanos. Ideales tan altos y propios, que al parecer, nadie como usted representa.

Permítame, si no le importa, que me otorgue la licencia de dirigirme a usted de una forma más coloquial, y cercana. Porque hoy más que nunca, son muchos los españoles, que desearían reconocerle esta labor suya. Por eso, aprovecho esta ocasión para transmitirle en mi nombre, y en el de muchos españoles, su admirable labor.

¡Ánimo!, ¡mucho ánimo!, Presidente. Le escribo desde España, su país. Qué le voy a contar que usted no sepa. Esta es la forma de corresponderle. Con una herencia distinta a la que un día tanto criticaron.

José Luis Meléndez. Madrid, 17 de noviembre del 2016
Fuente de la imagen: flickr.com

16 de noviembre de 2016

Amanda


Estimados lectores:

He actualizado en el blog la imagen de Amanda. Como ven es un poco celosa. No le gusta mucho que hable. En su lugar prefiere que escriba, porque así le cojo a ella. Una vez que lo hago, con las alas que tiene, volamos juntos allá a lo alto, en ese cielo azul que tiene a sus espaldas. Digo celosa, porque en el poema que me escribe, se aprecia claramente. Dentro de poco podrán leerlo. Lo digo con todo el rubor del mundo, porque son cosas muy mías (¡Uy, perdón!), muy nuestras :)

José Luis Meléndez. Madrid,16 de noviembre del 2016
Fuente de la imagen: flickr.com

10 de noviembre de 2016

¿Sueño o pesadilla?

El sueño americano, se ha convertido en una pesadilla mundial

Los ciudadanos de América, han estado a punto de cristalizar su anhelado sueño americano. Si el presidente Barack Obama, fue el primer mandatario estadounidense americano de color que llegó a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ha estado a punto de despertar con su sueño al mundo. De haberse convertido en la primera presidenta del país más influyente del planeta. No ha sido posible. Se comprende por tanto su tardía aparición y discurso a la nación. Ni el resultado, ni el discurso quizás preparado de antemano, era el esperado. Los rostros de desolación, y a la vez de inquietud fuera de los Estados Unidos, han sido más numerosos, de los que los americanos pueden imaginar.

Las bolsas internacionales, estupefactas, no daban crédito (nunca mejor dicho), y han reaccionado de manera posterior al resultado obtenido por el líder republicano, Donald Trump. Una reacción normal, si se tiene en cuenta, que los sondeos realizados horas antes de la votación, daban como ganadora, por escaso margen, a la representante demócrata, Hillary Clinton. Las numerosas declaraciones controvertidas de Trump, han provocado dos efectos en los mercados: miedo e incertidumbre. Incredulidad por los resultados del hasta hoy actor, empresario y showman, y miedo de que sea capaz de poner en práctica dichas medidas.

El señor Trump, ha demostrado su lamentable y peligroso don de meterse tanto en su papel de pésimo actor, que ha llegado por momentos a olvidarse (nadie duda que sin quererlo), de su público, y de lo que es aún peor, de pedir las posteriores y pertinentes disculpas, a su incontable y creciente número de almas y corazones ofendidos. Ese es uno de los valores de los cuáles presume el maleducado Trump. La verdadera estrategia que le ha dado los resultados deseados, y de la cual ha logrado distanciarse de Clinton, como es a través de la provocación. Una forma destacada de hacerse notar, y causar impresión. Unas veces burlándose públicamente de un periodista discapacitado (y de todas las personas que se encuentran en la misma situación), otras de sus vecinos mexicanos, amenazándoles con la construcción de un muro divisorio, cuyos gastos pretende repercutir, o bien humillando a las mujeres, con sus declaraciones machistas y obscenas.
Desprecio, y no respeto, es el que ha manifestado también el señor Trump, a la hora de contribuir en unión con los demás países, a la sostenibilidad del medio ambiente, y del planeta, a la hora de cuestionar el acuerdo del cambio climático, suscrito recientemente por su país, en la convención de París.

En su primer discurso ante la nación, el futuro presidente, ha sacado lo mejor de sí mismo (como no podía ser de otra forma), y ha interpretado a las mil maravillas, un papel desconocido hasta entonces por él, como es el papel de bueno. Un papel de actor especialista, al evitar dirigirse con la arrogancia propia con la que suele noquear a su auditorio, sea el que fuere.
Es lógico por tanto, que los ciudadanos se encuentren, hasta que el presidente tome posesión, con el primer dilema de la futura legislatura, como es el saber cuál es el verdadero rostro de Trump. Si es el que cuestionaba en su campaña la actual estructura económica OTAN, el que acusaba a Obama de crear el Daesh, el que advertía a sus ciudadanos que China les robaba, o el que decía que iba a extraditar del país a todos los inmigrantes sin pasaporte.

Donald Trump, acaba de rodar su mejor película, en la cual, además de protagonista, va a ser director

En su primera exposición pública, el futuro mandatario ha manifestado que va a gobernar para todos los estadounidenses. Lamentablemente, no ha aclarado, si los inmigrantes sin pasaporte, o los residentes de las distintas nacionalidades, son para el señor Trump ciudadanos estadounidenses. De igual forma (quizás debido a la emoción del momento), el señor Trump, tampoco ha confirmado si la inmensa mayoría de los ciudadanos americanos que carecen de grandes fortunas, van a ser tratados fiscalmente con la misma generosidad, y por lo tanto va a bajarles los impuestos, en la misma proporción que a los ricos. El nuevo aspirante, asimismo, ha manifestado su profundo rechazo a las manifestaciones de repulsa, que se han producido en el país, como consecuencia de los resultados que le han otorgado la victoria. Las mismas protestas que él dijo que llevaría a cabo, si no ganaba las elecciones. No solo eso. En otra parte de su intervención, Mr Trump, ha dejado entrever que EEUU, estará abierto a mantener relaciones con todas aquellas naciones que quieran llevarse bien con el país que representará. Como dice un dicho español: "a buen entendedor, pocas palabras bastan".

Los animales tampoco parecen admiradores del señor Trump. En uno de sus vídeos de la campaña, ha dejado más que patente el desprecio que una mascota representada por un águila, le hace en su despacho, lo cual es una pena, porque si todos los animales hubiesen tenido derecho al voto, es más que seguro que "otro gallo hubiese cantado", dicho por cierto, también muy hispano.
Se entiende por tanto que el ejecutivo español, se haya limitado a felicitar al futuro presidente, a mostrar sus deseos de mejorar las más que excelentes relaciones bilaterales, sin entrar en más detalles de su homólogo ideológico y populista presidente.

Si hay algo que han demostrado los resultados de estos comicios (279 republicanos, 228 demócratas), es la excesiva polarización de la sociedad americana, lo cual llevaría a replantearse si los Estados Unidos están lo suficientemente unidos, y si el mundo no empieza, antes de tiempo, a estar un poco más roto.

La salud de la democracia no parece atravesar por buenos momentos. Los últimos informes médicos del Brexit, en Reino Unido, o del Sorpasso de Podemos, a los socialistas españoles, en las anteriores elecciones, han demostrado que no es bueno emitir sondeos previos a las elecciones. Sirva como ejemplo el debate actual abierto recientemente en el seno del Partido socialista español, relativo al voto de conciencia. Un debate un tanto retrógrado en una sociedad europea del siglo XXI.

Pero el eje central del debate, o la pregunta clave, no es tanto el perfil del nuevo presidente, como el de averiguar el o los motivos, por los cuales Donald Trump, ha logrado eclipsar la figura de Hillary Clinton. Una senadora a diferencia de Trump, con una dilatada experiencia en la vida política de su país, dotada de una mayor representación social que su oponente. De confirmar si era la candidata ideal o de determinar, aunque sea tarde, si otro aspirante demócrata como Bernie Sanders, hubiera logrado la victoria deseada.

Ahora le toca al equipo de Clinton, determinar las causas de este inesperado resultado, aunque los primeros indicios, apuntan a una campaña muy centrada en el adversario, poco agresiva y sin grandes propuestas que hayan logrado enamorar al elector.
Las soluciones tal vez pasarían por: 1.-revisar los mecanismos electorales. 2.-evaluar el perfil y la trayectoria de los líderes, y 3.- someter a debate la posible prohibición de los sondeos electorales, con objeto de no influir en el voto del elector, y de que este sea más libre.

Falta conocer por tanto las distintas caras del nuevo presidente. De cuál será su política exterior con los demás países, en especial con Siria, Cuba, e Irán. De saber si respetará las normas propias del Estado de derecho.
El mundo entretanto permanece inquietante y a la expectativa, debido al perfil atípico de este hombre desconcertante. Pendiente de saber que políticas económicas pondrá encima de la mesa nada más acceder a su mandato, y si estas frenarán la incipiente y débil recuperación mundial. El sueño americano se ha convertido en una pesadilla mundial, y Donald Trump, acaba de rodar su mejor película, en la cual, además de protagonista, va a ser director.

José Luis Meléndez. Madrid, 10 de noviembre del 2016
Fuentes de las imágenes: Flickr.com

7 de noviembre de 2016

El nuevo curso

Rajoy cuenta con una fuerza muy superior a la que actualmente representa

El golpe abstencionista de los barones del Psoe (que no de los socialistas), ha dado los frutos deseados: la gobernanza de Rajoy. Los mismos que han investido con sus votos abstencionistas la legislatura del Pepé, son los mismos que ahora se quejan de la alineación del nuevo gobierno.
No parece muy serio, y muy sincero este lamento tardío, plañidero y cocodrilesco por parte de la gestora baronil del Psoe. Quizás El aparatito, esperaba el nombramiento de algún ministro socialista, en recompensa a su escandalosa abstención. Una abstención gratuita y misteriosa de la que no pocos votantes guardan escondidos recelos.

Algunas mentes osadas, se atreven incluso a sospechar de la existencia de una coalición tripartita encubierta, que pueda hacer frente al único grupo que hasta la fecha se ha postulado de una forma pública, como la auténtica oposición: Podemos. Y es posible que los ciudadanos, en este hipotético contexto, acudan a un espectáculo o teatrillo (también gratuito), de cara a la galería, en toda regla. Un escenario en apariencia de oposición de puertas afuera, en el que el guión de la obra, se ha escrito y firmado de antemano entre bambalinas. Un posible drama, con prólogo de Rajoy, de marcados tintes antisociales, ambientado en los años treinta, que bien podría titularse: "El águila tricéfala", volúmen II.

Nota para navegantes: el votante socialista está lo suficientemente escaldado y preparado para destornillarse de la risa, ante las inminentes cobras que los barones socialistas (a falta de la celebración de un congreso), escenifiquen al gobierno de Rajoy, investido, calzado, y enseñado a andar por la gestora aplastadora y anti votadora del Psoe (en adelante "El aparatito"), con respecto a sus bases.

Los intentos tardíos, y en vano, a la hora de explicar, y de no consultar la monumental abstención a las bases socialistas, ha provocado una importante hemorragia y fuga de exvotantes, simpatizantes, militantes e incluso gestantes (seguidores de El aparatito), representado por la gestora. El torniquete, o mejor dicho, la vuelta de tuerca de El aparatito, ya se ha cobrado la primera expulsión de Susana Sumelzo. Por el contrario, y curiosamente en el PSC, que representa el sector más díscolo del Psoe, la situación es de momento de completa normalidad.

"Abstenerse no es apoyar", igual que explicar no es aclarar. Dicho en términos orientalistas y filosóficos: encender una vela, no significa facilitar su combustión. Es simplemente permitir que la fuerza más poderosa y devastadora, que es la llama, vuelva (una vez más) a quemar la cera.
Pero el descontento de la ciudadanía, que es generalizado, afecta a todas las fuerzas del arco parlamentario; de una manera especial a Ciudadanos, y al Psoe. A excepción de Podemos, las demás fuerzas han optado por desnaturalizar sus principios, en lugar de haber ido a unas terceras elecciones, en las que un Pepé más fuerte, hubiese tenido la mayoría de votos suficiente, para haber alcanzado, de una manera holgada, una legislatura estable de cuatro años.

Se inicia una legislatura en donde todas las fuerzas se juegan mucho, y en donde el más mínimo error, puede pagarse lo suficientemente caro, ante una posible disolución del gobierno. Lo mismo le ocurre a Podemos. Cualquier mínimo error en su estrategia de oposición, crearía en la sociedad un vacío ideológico, y una crisis de valores, en la que los ciudadanos volverían a sentirse no representados. Esto supondría un resurgimiento del movimiento 15M, y un retorno al kilómetro cero del año 2011, y un cambio de ciclo, en el escenario político actual, en el que volverían a su vez, surgir nuevas formaciones, por medio de las cuales, los ciudadanos, volverían a sentirse escuchados y representados.

La alineación de Rajoy, para esta nueva liga política, lleva implícita una clara contradicción, a tenor de los irrefrenables deseos pre gubernamentales del líder popular. De su compromiso al diálogo y al pacto. La formación de un gobierno continuista, no es la opción que esperaba la mayoría de españoles progresistas, como así quedo evidente en los resultados de las últimas elecciones generales. Un gobierno en el que no se ha tenido en cuenta, a la hora de formarlo, a los otros líderes, con los cuales se pretende llegar a acuerdos, es simple y llanamente, una tomadura de pelo.

El relevo generacional patente en otras formaciones, no ha llegado al gobierno. El profundo desequilibrio paritario, y el nombramiento de un equipo, en donde no está representado el amplio sector del partido, evidencia la gran asignatura pendiente dentro del PP, como es la regeneración democrática de sus órganos internos, demandada y defendida por un amplio sector de la formación, y por voces tan autorizadas y representativas, como la de Esperanza Aguirre.

Aun así, el PP, cuenta con una fuerza coercitiva y preponderante, en relación a las demás fuerzas, a la hora de negociar futuros y posibles pactos, ya que de no poder sacar adelante sus medidas, podría disolver la cámara y convocar unas tercera elecciones que le facilitasen la mayoría necesaria y suficiente para gobernar de una forma airosa toda la legislatura.
Un papel difícil también el de Ciudadanos, a la hora de hacer cumplir a Rajoy las ciento cincuenta medidas pactadas con el PP, de una forma íntegra. En definitiva, aunque Rajoy tiene una minoría parlamentaria, en realidad cuenta con una fuerza muy superior a la que actualmente representa. Y esta es la baza y la presión que puede ejercer su ejecutivo, a la hora de imponer su fuerza a los demás grupos; de manera especial a el Psoe y a Podemos. Algunas voces alegan que esta legislatura debería constar de tres años en lugar de cuatro. El argumento que suele esgrimirse es que el gobierno ya lleva un año en funciones.

Ha llegado el momento, después de más de trescientos días, en el que los jugadores deben salir al campo de juego. El problema es que los equipos, llevan casi un año sin realizar entrenamientos. Un pasado no muy halagüeño, y un futuro de duración incierta, en el que es posible alguna que otra fractura o esguince, lo cual sería normal ante tanta falta de precalentamiento. De momento los demás grupos, ya le han mostrado a Rajoy la primera tarjeta amarilla de la temporada, por la alineación elegida. Una norma que puede sentar precedentes en el ámbito deportivo. Si los míster se equivocan, no deberían estar aforados. O lo que es lo mismo: todo el equipo debería ser igual ante la ley.

José Luís Meléndez. Madrid, 5 de noviembre del 2016
Fuentes de las imagenes: Flickr.com

2 de noviembre de 2016

Erre que erre

Así de mediatizados y de "avanzados" estamos como país. Como si la mayoría de los políticos, y de algunos medios, ignorasen (a estas alturas), que las buenas relaciones y la imagen de España, no es competencia exclusiva del Jefe del Estado

Leyendo los Poemas de Pablo Neruda, que no fue precisamente discípulo de Hugo Chávez, ni de Nicolás Maduro (conviene matizarlo), y régimen por cierto, con el que cualquiera está en contra, parece por momentos, que uno viviese en Latinoamérica. Esa tierra, mejor dicho, ese continente, al que algunos se refieren y tanto quieren, cuando hablan de él, para referirse en exclusiva al populismo, y nunca (dicho sea de paso), saben reconocer y agradecer públicamente, como bien nacidos, según dice el dicho, la acogida de muchos de sus compatriotas, que emigraron hace décadas, por aquellas tierras.

Parece increíble que un país pueda eclipsar la mirada de todo un continente, pero así estamos. Que si Venezuela (erre que erre), que si México, Brasil, que si patatín, que si patatán. Como si España, e incluso Europa, estuviesen en condiciones de juzgar y criticar a los demás países, sin mirarse antes a sí mismas. Otra cosa es cuando hablan desde aquellos lares de España. Entonces, la cosa cambia. Como si la mayoría de los políticos, y de algunos medios, ignorasen (a estas alturas), que las buenas relaciones y la imagen de España, no es competencia exclusiva del Jefe del Estado.

Reproduzco a continuación la segunda estrofa del poema "Testamento de Isla Negra" de Pablo Neruda, y recomiendo su lectura, por cuestiones de higiene mental: "Quiero que allí reposen/ los maltratados hijos de mi patria/ saqueada por hachas y traidores/ desbaratada en su sagrada sangre/ consumida en volcánicos harapos".

Las buenas costumbres, e incluso los dichos, recomiendan de vez en cuando ser agradecidos. Pues, ¡qué mala suerte! Es que, ¡ni por equivocación! Como si el tema, fuera un asunto, en el que los ciudadanos, pudieran hacer algo, desde estas latitudes. Como si no se tratase, de un tema exclusivamente, de índole política, que debieran haber resuelto, hace tiempo (como tantos otros) los políticos. O, como si se tratase, tal vez, de una forma de escaquearse, de los problemas que realmente, preocupan a los propios ciudadanos.

¿Tan mediatizados y "avanzados" estamos como país...? ¿Todavía? ¡Qué pena!

José Luis Meléndez. Madrid, 2 de Noviembre del 2016
Fuente de la imagen: Flickr.com