Translate

24 de octubre de 2016

Caperucita roja

Ahora solo falta saber, quien les contará esta vez a los españoles, el cuento de Caperucita Roja, con el lobo feroz de Podemos a su lado

¡Viva los novios! La insistente pedida de mano del Partido Popular, ha terminado por surtir efecto. El sacrificio no ha sido del equipo "socialista", sino de todos los votantes que han presenciado atónitos, el resultado del comité federal del Psoe. Ciento treinta y nueve votos a favor de favorecer la gobernabilidad del PP, contra noventa y seis votos, a favor de repetir unas terceras elecciones, y dos abstenciones. Quedan pendientes por concretar el ajuar de medidas, que los novios llevarán a la boda.

Aupar o abstenerse, no es apoyar, ha declarado Javier Fernández, presidente de la actual gestora del Psoe. Aupar quizás sea subordinar los principios ideológicos de una organización centenaria, y entregarla a la oposición. No es dar de comer al enemigo. Tan solo se trata de ofrecerle un poco de agua, para que prosiga el camino. El camino de la derecha, a la cual se le ha estado criminalizando durante toda su historia.

Votar en unas tercera elecciones, hubiera significado, según se nos ha intentado explicar, ofrecer una imagen penosa de España. ¡Cuánto votan estos españoles!, y qué poco votamos nosotros. Así que, vergüenza ninguna. Las caras de "orgullo" que se han presenciado en el comité, lo decían todo. La humillación, y el escarnio público, al cual se ha sometido a los votantes, a los simpatizantes, y a las bases, al no contar con su opinión, ha sido interpretado por la casta baronil, como el "mal menor". Sacrificar la democracia interna y externa del partido. Cortar la arteria principal del corazón del partido. Casi nada.

Un peligroso antecedente de cara a las próximas negociaciones de esta legislatura: "si, bwana". La abstención, es un término muy complicado de definir, porque a la hora de hacerlo, uno puede (de forma involuntaria, eso sí), abstenerse de decir la verdad a los suyos. Pero cuando la realidad de la situación se le hace a uno tan bochornosa, y no encuentra palabras que justifiquen tan vergonzosa actuación, la verdad es que es un infalible remedio para los tontos.

Es verdad que en otros países europeos, la izquierda ha llegado a acuerdos con la derecha, pero no es menos cierto, que antes de firmar y rubricar dichos pactos, se han sometido al referendo de las bases. Pero la socialdemocracia en Europa, va por barrios, e incluso por casas. Sería por lo tanto conveniente, recomendable, consecuente, y un acto de honestidad hacia todos los votantes españoles socialistas, que en el rotulo de la calle Ferraz, en el cual figuran inscritas las siglas PSOE, fuera sometido a referéndum en las bases por respeto al mismísimo fundador, don Pablo Iglesias.

Lo que ha tenido lugar este domingo en el interior de la sede de los socialistas, no ha sido un comité federal de los socialistas españoles, sino del PSB, es decir, del partido socialista de los barones. Gracias a los resultados obtenidos en este comité, Podemos pasa a ser la única alternativa fiable de izquierdas. Es muy probable que parte de la familia socialista, haya hecho las maletas ayer, y haya salido por la puerta de la izquierda. Y que otras federaciones procedan de igual manera, empujadas y avergonzadas por los acontecimientos insultantes que han tenido lugar, desde el derrocamiento de Sánchez, por parte del PSB.

Nadie tiene derecho a pedir disciplina de voto, cuando los mismos que la piden, la han incumplido, saltándose a la torera, la decisión del último comité, que dijo "no" a Rajoy. Y cuando se han traicionado los valores democráticos de las bases y de los electores. Ha quedado claro. Los dos apoyos facilitados con su abstención, en una sola legislatura a la Monarquía, y a la derecha, así lo confirman: EL Psoe, es un partido republicano. Y de izquierdas...

Los españoles, ya no tienen que votar en navidad. Ahora pueden votar de alegría durante todo el año. Solo falta saber, quien les contará esta vez a los españoles, el cuento de Caperucita Roja, con el lobo feroz de Podemos a su lado. "Hoy no toca", dirán algunos socialistas. "Cuando se llegue a ese puente, cruzaremos ese río", exclamarán otros, intentado esquivar el debate. En vista de los acontecimientos, es muy posible que muchos votantes se lo piensen, y que otros prefieran tirarse literalmente al río. Que con toda la razón desconfíen de lo que les dicen que hay en el otro lado del puente. Y es que esta vez, va a hacer falta mucho más que palabras.

José Luis Meléndez. Madrid, 24 de octubre del 2016
Fuente de la imagen: Flickr.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.